NoticiasPortada

Un relevo de amor por la vida

Reinaldo Millán
EL REGIONAL
redaction@elregionalpr.com

El Relevo por la Vida que el capítulo de Puerto Rico de la Sociedad Americana contra el Cáncer realizó en la pista Doctor Roberto Monroig, fue bien emotiva.
Allí estuvieron los padrinos del evento Gustavo Flores Vélez y Lilliam D. Rabri Colón; el joven símbolo Keith Delgado Rivera y la niña símbolo Mayella De Jesús Montes.
Flores Vélez, con su sonrisa y entusiasmo captó con el lente de su cámara la alegría y vigor de los participantes.
El aficionado a los Beatles de Volkswagen, anduvo de lado a lado compartiendo su agradecimiento luego de vencer el cáncer de próstata.
“Yo llevo en este movimiento como cuatro años tras bastidores

Publicidad

, porque yo lego con mi camarita, soy fanático de la fotografía y siempre a esta actividad había to0mado las fotos, así anónimamente y las posteamos en Facebook, y así fue como me involucre en este movimiento de Relevo por La Vida”, expresó el jubilado guayamés, de 63 años de edad.
“Fue en 2002 que descubrió tras una evaluación con el urólogo Gabriel Castillo, mi amigo, que también falleció de cáncer, y salió todo bien, y me recomendó la biopsia, y salió positivo en 32 por ciento. Luego fui no a una segunda opinión, sino una cirugía muy sangrienta, y fui al Dr. Timoteo Torres, y me dijo que eso era lo que había que hacer”, expresó.
“Luego se hizo una cirugía limpia donde no tocaron músculos, y el asunto era la incontinencia, y yo rompí récord, y al día de hoy estoy cáncer free”, explicó el operador químico de la Phillips hasta 1997, cuando se incapacitó, pero toda su vida ha estado vinculado al fútbol infantil.
La pista contó con decenas de carpas ocupadas por diversas organizaciones, entre ellas de la de la escuela Cecilio Lebrón Ramos, que dirige la diligente profesora Ivis Maysonet Ocasio, quien ofreció abrazos, palmadas y palabras de aliento a los participantes, especialmente a la profesora maría C. Rodríguez y al profesor José Antonio Cochran, sobrevivientes de cáncer.
“Estamos aquí para apoyar a los sobrevivientes y pacientes”, expresó la profesora, quien dirigió la carpa a la que también asistieron profesores, estudiantes y padres, así como personal no docente.
La carpa adornada por la comunidad escolar fue de las más visitadas, por la complejidad de sus elementos, en los que se hizo alusión al árbol de la vida, que sirvió para orientar sobre osteosarcoma, y otros tipos de cáncer.

 

 

 

Comments

comments

Share:
Loading...