Noticias

Un golpe a la economía local

DSC_3423 La empresa farmacéutica El Lilly confirmó el cierre de sus operaciones en Guayama causando un grave efecto en la economía del sur y particularmente de este Municipio.
El alcalde de Guayama, Eduardo Cintrón consideró el anuncio como “devastador” para la frágil economía sureña y sostuvo que el impacto al fisco local será de unos $2.8 millones que se generaba por el pago de patentes municipales. “Cuando yo recibo la noticia de Eli Lilly, fue devastador por las consecuencias insospechadas que eso podía tener. Paso ese día… pensando ‘Dios mío, como yo voy a hacer un ajuste en ese presupuesto de $2.8 millones que me representa en ingresos municipales’ ante una situación que está viviendo el país” expresó el alcalde.
Según mencionó, en dicha empresa trabajan varios ex compañeros suyos de estudios que tendrán la obligación de ajustarse a las opciones de laborar en la misma empresa pero lejos de sus hogares. “El mantenimiento (de facilidades municipales) eso requiere dinero, inversión y si no tenemos los recaudos necesarios, también se ve afectado” agregó Cintrón.
Eli Lilly, gracias al llamado arbitrio del 4 por ciento, es considerada una de las diez empresas que más aporta al fisco puertorriqueño y emplea en Guayama a cerca de 100 trabajadores.
Fue la semana pasada y luego de que en 2012 públicamente rechazara que fuera a cerrar plantas, que la industria multinacional informó que se cerrará la planta para reubicar operaciones en sus dos locales en Carolina. La farmacéutica aseguró que no despediría a sus empleados y que les ofrecería continuar laborando en la Zona Metropolitana pero se desconocía cuantos de estos podrían mantenerse laborando bajo este ofrecimiento, lejos de su territorio de residencia.
“(Estoy) muy triste con esa noticia, jamás pensamos que fuera a ocurrir, mi llamado es al gobierno a que si viene otra compañía para acá, que no se le de la excensión en la zona libre (industrial) para que no paguen al municipio” dijo en referencia a la Compañía de Fomento Industrial reclamando que se se busque una alternativa que genere los sustanciales ingresos que esta empresa representará para Guayama hasta su cierre operacional local que está pautado para el 2015.
“Lilly tiene un compromiso de empleo con las personas afectadas por esta decisión y nos complace poder ofrecerle oportunidades de empleo en las plantas de Carolina”, afirmó por su parte Cynthia Encarnación, portavoz de Eli Lilly en Puerto Rico a medios noticiosos en San Juan al asegurar que se invertirán grandes cifras en mejoras a la planta carolinense que quedaría como la única de este empresa en Puerto Rico.
El complejo industrial que se ubica en el barrio Pozo Hondo estará a la venta a pesar de que para el 2013, se  anunció que se invertiría unos $200 millones para aumentar la capacidad de producción en Carolina. En dicha planta se produce un ingrediente activo de insulina. Luego, para julio de 2014, se informó de que se realizaría otra inversión de $40 millones para mejorar los sistemas de manufactura en su planta de producción sólida con miras a consolidar áreas.
Paul Ahern, vicepresidente senior de Manufactura Global de Ingrediente Activo Farmacéutico y Productos Sólidos de Eli Lilly  afirmó que la decisión de consolidar operaciones surge ante los planes de contar con productos nuevos que insulinas y biológicos, así como más equipos y materiales modernos que no necesitan la capacidad de manufactura que ofrece Guayama.
Dejó saber además que la expiración de algunas patentes de medicinas producidas en Guayama causó un impacto en la utilidad de esta planta y al no tener otros proyectos a largo plazo, mantenerla operando no era viable.
La Presidenta de Operaciones Globales de Manufactura de Lilly, María Crowe mantuvo que por casi 50 años, Puerto Rico ha sido una de los principales centros de manufactura para Lilly, y prometió que la empresa no abandonará el país y por ello mencionó que se ha hecho la oferta laboral a los empleados afectados para mantenerse con la empresa que llegó en 1965 y emplea a un total de 1,600 personas entre sus empresas combinadas.
Con esta decisión la empresa espera un ajuste de $170 millones o el equivalente a 16 centavos por acción, un beneficio para los estados financieros de Lilly para el cuarto trimestre de 2014.

NO ES LA ÚNICA
Sin anuncios mayores, de forma poco publicitada, la empresa Pioneer Hibred de Salinas habría salido de cerca de 30 empleados hace unas dos semanas tras haber concluído un proyecto de los varios que realiza en cuanto a la siembra de semillas en los terrenos que ocupa y que por años han permitido la investigación agrícola para beneficio de las siembras.
Los empleados afectados no serían recontratados próximamente aunque sus labores continúan. El Regional intentó obtener respuesta de esta empresa pero ninguno de sus números registrados públicamente han sido contestados.
Cintrón de otra parte confió que la apertura de la empresa Mycogen en terrenos de Guayama, permitan la creación de empleos en el área agrícola que espera, mitiguen al menos en cuanto a empleo lo que la noticia de Lilly representa para esta región. Meses atrás, Salinas y los pueblos alrededor sufrieron el impacto por el cierre de la planta Altama Delta, fabricante de calzado militar, dejando decenas de empleados en la calle.

B7Zwy2w  Esta nota aparece en la edición impresa de El Regional.

Publicidad

Comments

comments

Share:
Loading...