Ultima Hora

Tribunal Supremo decreta que Cooperativa de Ahorro y Crédito  están exentos de pago de arbitrios de construcción

EL REGIONAL

redaccion@elregionalpr.com

Las cooperativas de ahorro y crédito están exentas del pago de arbitrios de construcción, según la más reciente opinión del Tribunal Supremo de Puerto Rico.

Publicidad

En una opinión de la jueza presidenta Maite D. Oronoz Rodríguez, en el caso de la Cooperativa de Ahorro y Crédito de Rincón, Vissepó & Diez Construction, Corp., contra el Municipio de Mayagüez sobre Ley de Sociedades Cooperativas de Ahorro y Crédito, la exención provista por el Art. 6.08 de la Ley exime del pago del arbitrio de construcción al contratista que realiza una obra por encargo de una cooperativa.

El caso se remonta al  14 de agosto de 2015, cuando la Cooperativa presentó una demanda sobre cobro de dinero y sentencia declaratoria contra el Municipio  Mayagüez (Municipio).

La gerencia de la cooperativa operaba una sucursal en el “Mayagüez Mall”, con cuya administración pactó mudarse a un local de mayor cabida debido a un aumento en su volumen de negocios.

Relató que, con el fin de atemperar el espacio a sus necesidades, contrató a Vissepó & Diez Construction, Corp. (Vissepó) para que realizase algunas mejoras al establecimiento, lo cual notificó al Municipio para que se le eximiese del pago de los arbitrios de construcción, conforme a lo dispuesto en la Ley de Cooperativas.

Sin embargo, el  agente de impuestos del Municipio Heriberto Rodríguez Díaz,  se personó al establecimiento una vez iniciada la remodelación y le informó que adeudaba $19,945.00 en arbitrios de construcción, los cuales debía satisfacer antes de continuar con el proyecto.

Según explicó, el agente le indicó que la exención provista por la Ley de Cooperativas no se extendía al contratista, por lo que Vissepó venía obligado a pagar el impuesto.

La Cooperativa detalló que, a pesar de sus esfuerzos, el Municipio se mantuvo firme en su postura. Por lo anterior, el 30 de julio de 2015, el señor Rodríguez Díaz regresó a la sucursal para gestionar el cobro de la deuda.

En esa ocasión, le entregó una carta dirigida al contratista, en la cual le apercibió que la falta de pago conllevaría la paralización del proyecto. Así, la Cooperativa alegó que pagó bajo protesta para evitar el atraso de la construcción, por lo que solicitó la devolución de los arbitrios que abonó por la obra.

Finalmente, planteó que acudió directamente al foro judicial porque el Municipio no le notificó sobre su derecho a reconsiderar el dictamen. Añadió que, por tal razón, entregó personalmente una solicitud de reconsideración al señor Rodríguez Díaz, quien se negó a aceptarla por haberle cobrado el arbitrio al contratista.

Además, argumentó que podía preterir el trámite administrativo porque el Municipio carecía de facultad para imponerle el impuesto.

Tras solicitar un término adicional para contestar la demanda, el Municipio presentó una moción de desestimación, en la cual plasmó su versión de los hechos. Explicó que, antes de que se iniciase la remodelación, orientó a la Cooperativa sobre los pormenores del impuesto, en cuyo momento le informó que estaría exenta del pago del arbitrio siempre y cuando realizase la obra “por administración”. Afirmó que la Cooperativa le indicó que había contratado a Vissepó para que desarrollase el proyecto, a lo que Moción solicitando desestimación de la demanda contra el demandado por falta de jurisdicción sobre la materia y sobre la persona de acuerdo a lo que establece la Ley de Municipios Autónomos de 1991, dejar de exponer una reclamación que justifique la concesión de un remedio y dejar de acumular una parte indispensable bajo la Regla 10.2 de las Reglas de Procedimiento Civil vigente.

El municipio respondió que la exención provista por la Ley de Cooperativas, infra, no se extendía al contratista, por lo que este vendría obligado a pagar el impuesto.

Relató que posteriormente visitó el establecimiento y se percató que la remodelación se inició sin que se hubiese saldado el gravamen. Detalló que lo anterior ocasionó que se comunicase con la Cooperativa, quien optó por pagar el arbitrio por temor a que se ordenase la paralización del proyecto. Destacó que, antes de recibir el pago, le advirtió que se le cobraba al contratista, por lo que emitió el recibo a nombre de este.

El 9 de diciembre de 2015, el Tribunal de Primera Instancia emitió una Resolución y Orden, en virtud de la cual concluyó que tenía jurisdicción sobre la materia y denegó la moción de desestimación que presentó el Municipio.  Asimismo, le concedió a la Cooperativa un término de treinta (30) días para que

En cumplimiento con lo ordenado, la Cooperativa acumuló a Vissepó mediante una Demanda Enmendada, en la cual reiteró las alegaciones que formuló en su demanda.

Además, solicitó la devolución de una partida adicional de $4,779.85 que el Municipio le cobró por una remodelación que efectuó “en el antiguo local ocupado por la Cooperativa”.

Luego, tras evaluar las posturas de las partes, el Tribunal de Apelaciones emitió una Sentencia mediante la cual confirmó el dictamen recurrido. Al igual que el foro primario, estimó que la exención que invocó la Cooperativa no cobijaba al contratista, por lo que resolvió que el desembolso que esta realizó constituyó un pago por tercero.

“Luego de evaluar las posturas de las partes, así como la comparecencia especial que presentó la Liga de Cooperativas de Puerto Rico como amigo de la corte, resolvemos que los foros recurridos erraron al concluir que el contratista no estaba exento del pago del arbitrio”, opinó la jueza Rodríguez Oronoz.

“Según el texto de la ley, la intención legislativa exige que la exención contributiva en cuestión aplique a las obras de construcción que realizan las cooperativas, independientemente de si las encargaron a un contratista o si las propias cooperativas las realizaron. Por tanto, los municipios carecen de autoridad para requerir el pago del arbitrio de construcción a la Cooperativa que encarga la obra. Resolver que, aun así, pueden cobrar el arbitrio al contratista que realiza la obra sería permitir de forma indirecta el cobro que está vedado hacer directamente a la cooperativa”, argumentó la jueza presidenta.

Comments

comments

Share:
Loading...