Noticias

“Tétrico” panorama local

Gobernador Alejandro García Padilla anticipa que nos espera más “sacrificios” por hacer ante aguda crisis

Lejos del ambiente de sus primeros mensajes como Primer Ejecutivo, con el rostro serio, como quien prepara a un país para una catástrofe, el gobernador Alejandro García Padilla ofreció su mensaje sobre la economía y la situación fiscal de Puerto Rico.
Sin parar de recalcar en que la deuda multimillonaria del país le fue “heredada” y que es impagable al momento, el mandatario indicó que acatará varias recomendaciones del llamado informe Kruger que mandó a realizar con un grupo de economistas y expertos a quienes se ha consultado para situaciones críticas en otros Estados. Sin embargo reconoció que no todo lo sugerido se tendrá en cuante ya que no piensa bajar el salario mínimo ni hacer recortes en la educación.
El informe habla además de eliminar el bono navideño, aunque curiosamente no habla acerca de asuntos como la reducción de municipios, la unicameralidad, los gastos públicos en las campañas electorales al asignarle altos recursos a los partidos políticos, entre otras cosas.
“El informe nos enfrenta a una dura realidad. La deuda pública, considerando el nivel de actividad económica actual, es impagable. Pero además, el tamaño de esa deuda nos impide salir del ciclo de recesión y contracción. Ante esta situación, todos tenemos que asumir nuestra responsabilidad”, dijo García Padilla.
Se reiteró que la deuda pública se ha mantenido estable bajo su administración y aunque no ha bajado la misma, insistió que es deuda heredada pero que con las medidas que ha tomado para recortar gastos se ha quedado muy corto. También afirmó que la deuda es tan grande que no le permite al país el acceso a los mercados financieros, de ahí que no haya podido solicitar más préstamos como gobierno para solventar la crisis. Asimismo destaca que la economía no genera suficientes ingresos para repagar las obligaciones asumidas. Incluso, puntualiza que la deuda que se arrastra es de tal magnitud, que no se resolvería nada aumentando las contribuciones y recortando aún más los gastos.
Ante este cuadro, el gobernador hizo un llamado a la unión de todos los sectores, incluyendo los bonistas, a la vez que requirió sacrificios de todos que ya se verán en las medidas que se tomen desde Fortaleza y que van en la línea de más ajustes fiscales como medidas para combatir la contracción, emigración, austeridad e impuestos.
Adelantó que abogará por una reforma del sistema de beneficencia social a nivel federal, que cree las condiciones para que los patronos e inversionistas contraten más empleados y para que trabajar en Puerto Rico deje más dinero que recibir asistencia pública.
“Es el sector privado, y no el gobierno, el que tiene que ser el principal promotor de creación de empleos en Puerto Rico, por lo cual facilitaremos la inversión privada en construcción y en nuevos negocios, y levantaremos una nueva clase empresarial nativa. Promoveremos más inversión estratégica que realmente le devuelva al país un rendimiento económico. Por cada dólar invertido en obra pública debemos generar un múltiplo adicional de actividad privada”, afirmó García Padilla.
Asimismo mencionó que deberá negociarse con los acreedores ante la realidad de que no podría pagarse la deuda pública como hasta el presente. “De no lograrlo, la alternativa sería el impago unilateral y no planificado de las obligaciones, con todas las consecuencias negativas que esto implica para cada uno de nosotros. Para que eso no suceda, debemos, actuar ahora”.
Para lograrlo, anunció la creación del Grupo de Trabajo para la Recuperación Económica de Puerto Rico, que estará liderado por el secretario de la Gobernación, Víctor Suárez; la presidenta del Banco Gubernamental de Fomento, Melba Acosta, el secretario del Departamento de Justicia, César Miranda y los presidentes de ambos cuerpos legislativos, Eduardo Bhatia y Jaime Perelló. Este equipo iniciará conversaciones para lograr la reestructuración de la deuda pública y tendrá como meta lograr una moratoria negociada para posponer por dos años los pagos de la deuda, de tal forma que ese dinero se invierta en la isla.
Este grupo también tendrá la tarea de preparar en coordinación con el liderato legislativo una agenda de responsabilidad fiscal a largo plazo que cambiará de forma fundamental la operación del gobierno. Estas reformas económicas y fiscales deberán ser presentadas el 30 de agosto para ser consideradas y aprobadas por la asamblea legislativa.

MEDICARE, QUIEBRA Y CABOTAJE
García Padilla recalcó que es momento de reclamar en Washington que la isla pueda contar con igualdad de condiciones de Medicare, la exclusión de las leyes de cabotaje, que las corporaciones públicas del país puedan acogerse al Capítulo 9 de la Ley de Quiebras y que se tengan herramientas que atraigan inversión manufacturera.
El primer mandatario enfatizó que no es momento para recriminaciones y quejas, ni para pensar en política partidista o en las próximas elecciones, por el contrario, estableció que es momento de unidad para lograr un cambio profundo en el gobierno a favor de los trabajadores, empresarios, inversionistas y de todo el que no siendo de aquí, cree en Puerto Rico.
Si bien García Padilla reiteró que el cambio no se logrará de la noche a la mañana, aseguró que en la medida en que se logren mejores términos para la deuda, se tendrán las herramientas para el desarrollo.
“Hace falta que todos pongamos de nuestra parte: los ciudadanos, los empresarios, los bonistas, los demás partidos y los gobiernos del futuro. Para que esto funcione, como ha funcionado en tantos otros lugares a través del mundo, hace falta, más que nunca, unidad de propósitos. Hace falta que pensemos en nuestra gente y en su futuro. Estos no son tiempos fáciles los que nos han tocado vivir. Pero, luchando unidos, contra cualquier enemigo, contra cualquier crisis, unido Puerto Rico vencerá”, concluyó el gobernador.

B7Zwy2w  Esta nota aparece en la edición impresa de El Regional.

Publicidad

Comments

comments

Share:
Loading...