Foro Legal

Sobre el discrimen en el empleo en la televisión

EL REGIONAL

redacion@elregionalpr.com

   La reportera gráfica Celimar Adames Casalduc, sometió ante el Tribunal General de Primera Instancia, Sala Superior de Bayamón, una demanda por discrimen en el empleo; Ley de Igualdad Salarial; y Represalia contra Televicentro of Puerto Rico, y WAPA Televisión.

Publicidad

    Adames Casalduc, presentó la acción para vindicar su derecho bajo las leyes que prohíben el discrimen por razón de sexo y edad en el empleo, Ley Núm. 100, 29 L.P.R.A. 467 et seq., Ley 69 y por represalias, además de Ley de Igualdad Salarial de Puerto Rico, Ley Núm. 16 – 2017, 29 L.P.R.A. 251-59.

    Sostuvo que WAPA TV, ha mantenido una práctica de inequidad salarial y de discrimen en su contra por razón de sexo. Alegó haber sido objeto de discrimen en los términos y condiciones de empleo, así como ha sufrido de la brecha salarial en que la ha mantenido Televicentro, en comparación a hombres que realizan trabajo similar o igual a ella.

    También alegó que Televicentro de Puerto Rico incurrió en discrimen por edad y sexo al removerla de sus funciones como Reportera/Ancla y sustituirla por un hombre y una mujer sustancialmente más joven que ella. Alegó represalias por ella haberse opuesto a las prácticas discriminatorias y querellarse de discrimen.

   En el año 2002, la relación laboral con Televicentro se estableció mediante un contrato exclusivo de servicios como Reportera/Ancla por un periodo de tres años, con salario inicial de $39,000.00, el segundo año en $41,000.00 y el tercer año en $43,000.00.

    Alegó que el discrimen comenzó cuando se contrató a Normando Valentín, quien tenía menor antigüedad que ella pero con un salrio de sobre $60,000.00 anuales, es decir unos $17 mil de diferencia.

   Alegó que Rafael Lenin López cesó en sus funciones como Ancla para Televicentro en o alrededor de agosto de 2017, y pasó a ocupar un puesto gerencial. Por información y creencia, el salario de Rafael Lenin López para la fecha de su salida como Ancla del Noticiero de las 5 de la tarde era de sobre $124,000.00 anuales, mientras que el salario de Celimar Adames Casalduc no llegaba a los $105, 000.00 anuales.

   El Tribunal deberá resolver si la libre contratación conlleva escalas salariales a ser la posición de Ancla una de libre contratación y libre remoción, ya que no existe un derecho a ser Ancla.

   También deberá determinar si hay un discrimen por sexo y edad, cuando la posición de Ancla no le aplica el Convenio Colectivo, que si protege el derecho por antigüedad. Y si los contratos son individuales e independientes de los otros contratos en ese canal.

   ¿Son los reporteros anclas periodistas o artistas? ¿Deben estar reporteros los anclas sujetos a una escala salarial? ¿Por qué son excluidos de los Convenios Colectivos? ¿Deben estar los anclas sujetos a un sistema económico diferente de los empleados unionados? ¿Debe una mujer ancla tener más privilegios por intercambio de maquillaje y vestimenta que un hombre? ¿Debe estar sujeto un reportero ancla a los designios de sueldo por “rating” en su horario o popularidad de su figura? ¿De ganar su demanda significará eso que todas las posiciones por contrato en cada canal no se fijen por medio de una negociación, sino por unas escalas salariales para contratistas? ¿Cómo afectará eso a otras profesiones por contrato fuera de los convenios colectivos?   Son preguntas que nos han hecho. Quien único puede contestarlas es el tribunal.

   En Estados Unidos, las atletas de ligas profesionales acusan a las federaciones de otorgar mayores sueldos a los hombres. Hasta ahora los sueldos operan de acuerdo a los ingresos por auspiciadores, venta de boletos, venta de comestibles y contratos televisivos. ¿Debe una jugadora ganar lo mismo que un varón si su equipo no produce la misma cantidad de ingresos, fanáticos ni auspiciadores?

    En Puerto Rico, hace más de dos décadas se ha establecido la igual paga por llegada por género en las carreras de maratón. Si a un hombre que hace el mejor tiempo de la carrera se le otorga un premio de $1,000, a la primera mujer que aribe en primer lugar, aunque haya llegado en penúltimo lugar de 1,000 corredores, le corresponde la misma cantidad.

    ¿Transarán antes de llegar al tribunal? ¿El que pierda apelará la decisión? ¿Llegara al Supremo la apelación? ‘Lo cierto es que como contratistas independientes los reporteros anclas y los gerentes de los canales no han querido que se incluya ese puesto en los convenios colectivos. Y siempre han dejado su compensación a la libre competencia.

Comments

comments

Share:
Loading...