NoticiasPortada

“Si son malas en Peñuelas y Guayama, también en Osceola”

EL REGIONAL

redaccion@elregionapr.com

   La organización Comunidad Guayamesa Unida por tu salud, no respalda la mudanza de cenizas de carbón del pueblo brujo al condado de Osceola, donde habitan decenas de miles de puertorriqueños.

Publicidad

   Para la joven Mabette Colón Pérez, de 19 años y que ha testificado en Washington contra las cenizas de carbón, la AES tiene una campaña contra los puertorriqueños y la gente de escasos recursos.

    “Esa malvada empresa se ensaña contra las comunidades pobres y puertorriqueñas. Envenenó el aire, el agua y la salud de nuestra gente aquí en Guayama, y ahora quiere enviarles ese desperdicio tóxico a nuestros hermanos y hermanas boricuas en Osceola. Parecería que quieren castigarlos por los logros que hemos obtenido en nuestra lucha en Puerto Rico contra ellos”, expresó Colón Pérez quien ha participado en in numerables actividades de protesta contra el carbón para uso energético, y que su caso ha sido reseñado por el blog de abogados ambientalistas, Earthjustice.

    Colón Pérez, pertenece al colectivo Resistencia contra la quema de Carbón y sus Cenizas tóxicas (Resistencia RCC) de Puerto Rico, quienes han expresado su apoyo a las comunidades del Condado de Osceola en la Florida (EU), en su oposición a recibir las miles de toneladas de cenizas tóxicas de carbón que la empresa AES pretende enviar a un vertedero del lugar.

   A ese grupo pertenece José M. Díaz Pérez, portavoz del Campamento contra las cenizas en Peñuelas, quien reiteró que “así como combatimos a los camiones de AES en Peñuelas, así apoyamos a las comunidades de Osceola en Florida que se defiendan de ese atropello”.

   Timmy Boyle, de la Alianza Comunitaria y Ambiental del Sureste (ACASE), criticó a los representantes de Osceola que decidieron “pasarle por encima” a sus comunidades para favorecer a AES.

   “Es increíble escuchar a un comisionado de Osceola aceptar que le “pasaron por encima” a su propia gente, para asegurar los intereses de la carbonera AES”, expresó Boyle.

   Para Víctor Alvarado Guzmán, del Comité Diálogo Ambiental de Salinas, “mientras la planta de carbón de AES siga funcionando, continuará la contaminación”.

   “En Puerto Rico seguiremos luchando para que AES se haga responsable por el daño a la vida, la salud y el ambiente que han causado”, manifestó.

    En Puerto Rico, la AES cuestionó la multa de $160 mil que le impuso el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), por no presentar planes de muestreo y resultados analíticos en órdenes administrativas impuestas.

    La Cámara de Representantes de Puerto Rico, refirió en marzo a las comisiónes de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales, una resolución presentada por el representante Joel Franqui Atiles, para ordenar a la Junta de Calidad Ambiental emitir una orden de cese y desista de operar a la empresa AES de Puerto Rico hasta que se entreguen los documentos del estudio de aguas subterráneas donde se revela que su depósito de cenizas de carbón está liberando tóxicos al agua subterránea de Guayama y que el Departamento de Salud junto con la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados certifique que el agua proveniente de pozos legales no representa riesgos para la salud de la ciudadanía, y otros fines relacionados.

Comments

comments

Share:
Loading...