Noticias

Reflexión educativa para 2019

Por Dra. Damalin Judith Díaz Suárez

Para EL REGIONAL

   Estamos en el comienzo del año 2019, el maestro y/o director deben estar preparados para hacer un análisis y balance mental del año transcurrido con nuevos proyectos para este año en el ámbito educativo para su escuela.

Publicidad

     No pueden comenzar de cero, hay que iniciar con lo que ya tienen y otros han realizado y sobre esa base continuar, mejorar, agregar, corregir y modificar paulatinamente para un mejor proceso de enseñanza-aprendizaje.  Deberán apoyarse en una base ya existente y saber a dónde quieren llegar.  Los maestros y directores se plantean diariamente serias interrogantes como: ¿el año pasado fui un buen maestro/director? ¿Hice lo mejor para mis estudiantes? ¿Hice algo por ayudar en los problemas e interrogantes que afrontaron mis estudiantes en el 2018? ¿Mis estudiantes aprendieron? ¿Hice todo lo posible por llevarme bien con los compañeros de trabajo? ¿Hice realmente la labor que me corresponde como educador? ¿Cuánto de todo lo aprendido, de todo lo estudiado, seguirá siendo básico en mi labor actual? ¿Debo mejorar este año mi proceso de enseñanza-aprendizaje? ¿Cómo influye en mí y en mis estudiantes el material y los conocimientos que aumentan constantemente?

    Y lo que es más preocupante: Ante el nuevo mundo tecnológico, científico y sociocultural: ¿puedo yo como educador asumir mi rol, pensando en lo mejor para mis estudiantes, estoy o estaré yo preparado en este 2019, seré este año un educador de profesión o de vocación los que planifican deben comprender  que todo es un proceso de evolución, todo se sigue elaborando, agregando a lo ya existente. Nada se crea de la nada.  Quizás sientes que no demostraste en el 2018 lo mejor como educador, pero este 2019 enfócate en dar lo mejor de ti, puedes conquistar lo que nunca imaginaste con tus estudiantes, no todo depende de lo pasado, sino de la actitud con que se mira la vida y nuestros deseos de dar lo mejor en la educación de los que nos necesitan constantemente, nuestros estudiantes.

    Cada día aprendemos más  y con el enorme desarrollo tecnológico, científico, con tanta liberalidad, el educador debe a la vez de impartir conocimientos, y sobre todo, ser el manejador y el formador. Desempeña tu rol de acuerdo a tus ideales, los valores y tradiciones. Es vital el aporte de los educadores ante la necesidad de un cambio de actitud en su misión para contribuir al éxito escolar. Se ha afirmado que los responsables de la educación del niño y jóvenes son los padres de familia, docentes y directivos. Si eso es así, cada uno debe asumir su rol. La función orientadora de los padres y del docente constituye peso específico y se transforma en columna vertebral. Esto implica mayor preocupación por comprender al estudiante y la problemática que lo rodea, para que encuentre salida a sus dificultades, y así pueda lograr plena incorporación a la sociedad que demanda una conducta digna y responsable. Que los triunfadores sean la educación de nuestros estudiantes, el bienestar de la niñez y el progreso de las escuelas.

   Los maestros y los directivos están en el deber de analizar y llevar a la práctica medida para minimizar las causas conflictivas y abordar las soluciones. Evitar el conflicto no es sinónimo de sometimiento férreo, sino de eficacia en la conducción de las escuelas, por parte de la organización educativa, que debe aspirar a ser modelo en la vida escolar.

    El inicio de este 2019 es la perfecta oportunidad que tienen las escuelas para marcar, sin mayores pretensiones, pero con resultados contundentes, el inicio del cambio, de acuerdo al interés de sus propios directivos, docentes, padres de familia y estudiantes. Al respecto, unas preguntas de rigor que debes tener presente, ¿por qué este año tiene que ser igual que el anterior? Si bien el personal y las dificultades son los mismos, ¿por qué no apostar por el cambio? Entonces, pueden comenzar con acciones que renueven el espíritu de los buenos maestros y directivos en las escuelas. Cuánto tiempo  no haces una reflexión sobre ¿por qué estamos en las escuelas? ¿Por qué y para qué soy educador? y ¿qué he aprendido yo con mis estudiantes y que han aprendido ellos de mi cómo educador? En ese sentido es el Director/a quienes deben liderar el proceso de motivación y reflexión con sus maestros, no seas solo el que da directrices, sino el amigo de quien los maestros sienten la confianza de dialogar y compartir sus ideas.

    Se recomienda que piense en ellos de forma propositiva y proactiva.  Se  parte de un cambio positivo en la educación de tus estudiantes, y que este 2019 sea uno de un gran proceso de enseñanza-aprendizaje para todos.

Comments

comments

Share:
Loading...