NoticiasPortada

Preparados los radioaficionados

Reinaldo Millán

EL REGIONAL

redaccion@elregionalpr.com

Publicidad

  Si ocurriera un temblor mayor, como hace un siglo en Mayagüez, Puerto Rico estaría mejor preparado por la presencia de los radioaficionados. No solo han mejorado los códigos de construcción, así como los planes de emergencia tanto a nivel individual, como del hogar, y las comunidades, sino que a través del siglo pasado se ha demostrado que con un equipo de radioaficionados preparados se puede dar frente a una situación catastrófica.

      De hecho, fueron los radioaficionados quienes pudieron contactar zonas remotas durante el paso de los huracane Irma y María, así como enviar mensajes fuera de Puerto Rico.

    Este martes se reportó en un remezón de 4.6 en la escala Richter, entre Guayama y Arroyo, que se sintió en gran parte de la isla pero con mayor repercusión en edificios altos del área metropolitana de San Juan.

    Para el presidente de Radio Operadores del Este, Inc y radioaficionado desde 1983, Rafael Bonano, no contar con los radioaficionados sería perjudicial para la ciudadanía, dado el equipo y adiestramiento que tienen para enfrentar cualquier situación de emergencia.

     “Esto empezó en 20165 cuando ya yo pensaba que iba a producirse un huracán fuerte, hicimos varios grupos, desarrollamos cuatro o cinco equipos en diversos lugares, y eso lo hicimos en 2015, y en 2017 nos impactó María, por lo que pudimos realizar un trabajo efectivo, le dimos apoyo a la Autoridad de Energía Eléctrica en Canóvanas, Vieques y Fajardo”, explicó Bonano, quien es KP4RV.

     Durante el mes de febrero llevaron a cabo en Culebra un ejercicio para saturar las frecuencias y los operadores muestres pericia durante una emergencia. Para el verano se llevará a cabo otro Field Day para afinar la respuesta en casos de emergencia.

    En la región de Guayama operan los Radiodifusores del Sur, que también realizan trabajos muy importantes y llevan a cabo “drills” para afinar la respuesta.

    Bonano indicó que antes de María e Irma, había alrededor de 4,500 radioaficionados en Puerto Rico, y ahora hay alrededor de 5,000, por lo que ha aumentado el auge de su función como colaboradores en casos de emergencias. De hecho, en Vieques cuentan con un grupo para ayudar a la isla que ha quedado incomunicada en diversas ocasiones.

    El experto en radiofonía aficionada, agradeció a la Legislatura que reconociera la labor de los radioaficionados, pero exhortó al Gobierno a tomar el trabajo y colaboración de ese grupo con mayor ahínco.

    “Nosotros, obviamente, y nos reconocieron por nuestra labor en la Legislatura, pero todavía los radioaficionados y el Gobierno no han llegado a un punto donde la colaboración entre ambos grupos, sea la mejor, pero estamos trabajando los diferentes grupos de Puerto Rico”, expresó Bonano.

    De haber sido mayor el temblor del martes, los radioaficionados hubieran tenido un papel protagónico, pero afortunadamente no hubo daños que lamentar, excepto algunas grietas menores en verjas y paredes.

    Sin embargo, la reacción del público al temblor de 4.6 fue muy intensa, por lo que las clases en colegios privados y escuelas públicas fueron aplazadas, para que los chicos regresaran a sus hogares.

    Precisamente, los adiestramientos de la red Sísmica en caso de emergencia continúan, y este jueves se llevará  acabo el Caribe Wave 2019.

    El presidente del Comité Estatal de Comunicaciones de Emergencia (CECE), Alfonso Giménez Porrata, a cargo de coordinar el Sistema de Alerta de Emergencias (EAS por sus siglas en inglés) en Puerto Rico, anunció que la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC por sus siglas en inglés) emitió el permiso necesario para que se pueda utilizar a través de los medios electrónicos, es decir, radio, televisión, cable y satélite, el código real de alerta de tsunami (TSW) en el simulacro Caribe Wave 2019, pero sin incluir celulares ni sistemas inalámbricos.

Este simulacro que coordina todos los años la Red Sísmica de Puerto Rico, se llevará a cabo este jueves, 14 de marzo.

    “El propósito tras el uso del código TSW es, por un lado, hacer más real el ejercicio y, por otro, asegurar que los receptores especiales de los medios que componen el EAS se alerten automáticamente, como ocurriría durante una situación real de emergencia. El EAS está compuesto por todos los medios de comunicación electrónicos de Puerto Rico incluyendo radio, televisión, cable y satélite. El permiso de la FCC, firmado por el jefe de la División de Permisos de la FCC, Michael Wilhelm, excluye textualmente la participación en este simulacro del sistema de alertas inalámbricas, conocido como WEA por sus siglas en inglés”, expresó Giménez Porrata.

    El radiodifusor explicó que cada año, el CECE gestiona los permisos de la FCC para la celebración de simulacros de tsunami y terremotos con códigos reales para asegurar que los medios electrónicos y agencias gubernamentales puedan probar sus respuestas ante una emergencia de tal magnitud en beneficio de la población.

    Precisó que el EAS también lleva a cabo pruebas semanales y mensuales a través de sus emisoras para verificar que el sistema opera adecuadamente y está preparado para activarse instantáneamente durante una emergencia.

    El ejercicio CARIBE WAVE tiene como objetivo probar y evaluar las operaciones del sistema de Alerta de Tsunamis del Caribe (Caribe EWS), validar la preparación en la respuesta ante tsunamis (entre los que se encuentran la prueba de los protocolos y sistemas de comunicaciones entre los centros de alerta de tsunamis y los puntos focales de alerta), y la evaluación de los productos de tsunamis de origen volcánicos del Pacific Tsunami Warning Center (PTWC) para el Caribe EWS, así como ayudar en los esfuerzos de preparación sobre tsunamis de las agencias de manejo de emergencias caribeñas.

    Durante el ejercicio CARIBE WAVE 2019, los participantes de Puerto Rico y las Islas Vírgenes utilizarán el escenario del Volcán Kick-‘em-Jenny.  Se genera un terremoto regional de magnitud 6.0 asociado a la actividad volcánica del Kick-‘em-Jenny. El temblor está ubicado a 12.16 km al Norte de la isla de Granada, en las Antillas Menores.

Bonano explicó que los radioaficionados llegaron a zonas donde las autoridades no pensaban que se podía, ya que hasta un mensaje de correcto electrónico se puede enviar con la computadora sin que haya energía eléctrica y sistema de Internet, ya que los radios cuentan con esa posibilidad.

    “Tenemos toda la tecnología, a veces dicen que los radios análogos son viejos, y eso no es cierto, y lo tenemos ahí para cuando suceda algo grande, que un terremoto pueda impactar a Puerto Rico, ya tenemos equipo de emergencia, maletas con equipo UHF”, explicó Bonano.

     El evento de este martes ocurrió a 11.12 kilómetros al sur-suroeste de Guayama, 12.8 km al sureste de Salinas, y 50.87 km al este-sureste de Ponce, con una magnitud de 4.6, a una profundidad de 13 km. NO hubo advertencia de tsunami. La intensidad máxima se sintió en Santa Isabel.

Comments

comments

Share:
Loading...