NoticiasPortada

Nos vemos en la calle

Reinaldo Millán

EL REGIONAL

redacción@elregionalpr.com

Publicidad

  Con un contundente rechazo y con la mira puesta en la desobediencia civil, dirigentes de diversas organizaciones comunitarias de Guayama, Salinas y Peñuelas, rechazaron el borrador del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), para establecer los estándares para el uso beneficioso de los residuos de combustión de carbón.

  El borrador del Reglamento se redactó como parte de la Ley Núm. 40 de 4 de julio de 2017, conocida como “Ley para prohibir el depósito y la disposición de cenizas de carbón o residuos de combustión de carbón en Puerto Rico”, y de conformidad con la Ley Núm. 416 de 22 de septiembre de 2004, mejor conocida como “Ley sobre Política Pública Ambiental”.

  De acuerdo con el documento, su propósito es establecer los estándares para el manejo y uso beneficioso de los residuos de combustión de carbón (RCC) y sus derivados de manera que su reúso no represente un riesgo potencial de efectos adversos en la salud humana y el medio ambiente; promulgar los criterios para el almacenaje y la transportación de los RCC previo a su uso; establecer el tipo y frecuencia de análisis químico requeridos para la aprobación de su uso beneficioso; adoptar los criterios de aceptación de calidad y las especificaciones de éstos para su uso beneficioso; establecer los tipos de usos beneficiosos que sean cónsonos con la protección de la salud y el medio ambiente; prohibir ciertos usos; y crear un programa de permisos, autorizaciones y/o dispensas necesarias para cualquier propuesta de uso beneficioso.

  Para los dirigentes comunitarios el borrador es “una declaración de guerra a las comunidades”, que desconfían de las agencias ambientales para quienes están al servicio de los intereses corporativos, en contra de los ciudadanos y los vecindarios.

  De hecho, el portavoz de la comunidad de Peñuelas, Jimmy Borrero, rompió una copia del reglamento el jueves pasado durante la vista pública que se llevó a cabo el cuarto piso del edificio del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales en la carretera 839 de San Juan. Luego de sus declaraciones en las que calificó ese documento como una declaración de guerra contra las comunidades, el grupo se sentó al lado de la mesa de los participantes y otros comenzaron a gritar consignas contra las cenizas.

  De hecho, este lunes, los líderes de la Resistencia contra la quema de Carbón y sus Cenizas tóxicas (Resistencia RCC) denunciaron el silencio de la secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Tania Vázquez Rivera, sobre su presunto conflicto de interés señalado en una vista pública, y su intención de aprobar un reglamento para permitir el uso y depósito de cenizas tóxicas de carbón en cualquier parte de Puerto Rico.

  Víctor Alvarado Guzmán, del Comité Diálogo Ambiental de Salinas, resaltó que Vázquez Rivera, sin tener evidencia, emitió comentarios públicos exonerando a la empresa AES sobre una contaminación de aguas subterráneas en Guayama.

  “Qué lástima que la secretaria del DRNA no tome tiempo para explicar ese conflicto de interés”, comentó Alvarado.

Para Miriam Gallardo, del Frente de Afirmación del Sur-Este (FASE), es un crimen la ausencia de acciones de parte del DRNA sobre la inmensa montaña de cenizas en las instalaciones de AES.

  “Luego de nuestra contundente manifestación en las vistas públicas contra el falso reglamento que propone el gobernador, a la secretaria del DRNA lo único que le preocupa es un vaso de cenizas que se vertió sobre una mesa. ¿Por qué no le preocupan las 400,000 toneladas de cenizas tóxicas que AES mantiene ilegalmente a la intemperie en el patio trasero de su planta?”, expresó Gallardo.

  Timmy Boyle, portavoz de la Alianza Comunitaria y Ambiental del Sur Este (ACASE), refutó la argumentación de la secretaria Vázquez sobre la supuesta garantía de “participación amplia de la ciudadanía” en los procesos.

  “Falta a la verdad la secretaria cuando insinúa que nuestras comunidades no aprovecharon la ocasión para ser parte de la política pública. Nunca atendió nuestras solicitudes para reunirnos en sus casi dos años de incumbencia y, convenientemente, obvia mencionar que sometimos una ponencia en este proceso. El acto que ella condena es solo una manifestación de un pueblo indignado por las actitudes en defensa de las empresas criminales y contrarias a la salud del pueblo.  No puede existir una participación amplia de la ciudadanía, cuando el DRNA ha claudicado a sus funciones de proteger el ambiente y los recursos, para proteger los intereses de empresas privadas y contaminantes como AES. Con esa política pública no estamos de acuerdo”, manifestó Boyle.

  El borrador establece que Uso Beneficioso, es cualquier uso de residuos de combustión de carbón y/o ceniza de roca y/o agregado manufacturado que haya sido aprobado por el DRNA y que cumple con los criterios establecidos en este Reglamento, y la Reglamentación Federal vigente. Cualquier uso de los residuos de combustión de carbón y/o ceniza de roca y/o agregado manufacturado que no cumpla con los criterios establecidos en la Regla será considerado como depósito o disposición.

  Por notro lado, establece que uso beneficioso encapsulado se refiere a un tipo de uso beneficioso mediante el cual los RCC quedan adheridos a una matriz sólida eliminándose sustancialmente cualquier lixiviación y emisión de los componentes del RCC al medio ambiente o su descomposición. Esto incluye, pero no se limita al uso del RCC y sus derivados como materia prima en la manufactura de cemento a usarse para la producción de bloques, adoquines u otro producto de hormigón o concreto; como material de relleno en productos de plásticos o goma; y en la manufactura de algún otro producto sólido (paredes de yeso o fibra prensada tipo “wallboards”).

Comments

comments

Share:
Loading...