NoticiasPortada

Militares activados para ayudar a pueblos del sur

Reinaldo Millán

EL REGIONAL

redaccion@elregionalpr.com

Publicidad

   Más de 1,200 soldados han sido activados para prestar ayuda  a los damnificados por los terremotos de la región sur.

   El General Miguel Méndez Fontánez, comandante de la misión militar de respuesta al terremoto, señaló en entrevista con ERG, que los militares han sido asignados a los cinco campamentos base construidos a pedido de la Administración de Vivienda de Puerto Rico a lo largo de la parte sur de la isla donde el terremoto causó el mayor daño.

   “Las tropas de la guardia brindan seguridad en estos campamentos, así como servicios médicos y tres comidas calientes al día a las más de 1,000 personas que viven en los cinco refugios”, explicó Méndez Fontánez.

   El experimentado militar explicó que las carpas que se utilizan para dar techo a los damnificados, han sido mejoradas con paletas de madera y tablas como base, para enfrentar días y noches de lluvia, y evitar que las casetas se empapen.

    “Continuamos mejorando las instalaciones en los campamentos, Especialmente desde que hemos tenido algunos días lluviosos que nos han afectado, hemos instalado pisos de madera usando paletas donde los residentes viven y duermen”, precisó Méndez Fontánez.

   El militar explicó que los miembros de una unidad de la Reserva del Ejército de Puerto Rico llevaron equipo para ducha y lavandería a los campamentos, hasta que una empresa privada se haga cargo de esos servicios.

   Méndez Fontánez también explicó que las comidas que están sirviendo son calientes, y no recalentadas en recipientes de plástico de las que utilizan los soldados en entrenamiento o en zonas de conflicto.

   “Son tres comidas calientitas”, enfatizó el general Méndez Fontánez.  Y es que cuando la alcaldesa de Ponce, María Meléndez Altieri, dijo que los damnificados estaban contentos enfatizó que estaban ingiriendo comida militar, lo que llevó a muchas personas pensar que se trataba de las famosas comidas recalentadas que ofrecieron durante el paso de los huracanes Irma y María en septiembre de 2017.

   Méndez Fontánez precisó que hay dos clases de personas alojadas en los campamentos, los que perdieron su hogar y los que temen entrar a sus residencias.

   Desde que el 7 de enero, el terremoto con epicentro en Guayanilla, destruyó o hizo daño a  estructuras de cemento en ese pueblo, al igual que Yauco, Guánica y Ponce, los residentes han experimentado cientos de réplicas que mecen sus casas, y ante eso han tomado medidas de quedarse en casetas de acampar, carpas o simplemente dormir frente a la marquesina de sus residencias en sillas de playa, abrigados con mantas., para evitar que desconocidos penetren a las mismas  a llevarse sus pertenencias.

   Desde el 1 de diciembre al 31 de enero se produjeron 3,802 temblores, cinco de ellos con una magnitud de 5.0 o más.

Comments

comments

Share:
Loading...