Salud

Microbios con una inusual resistencia a los antibióticos se han extendido en los EE. UU.

El Regional

redaccion@elregionalpr.com

   El Departamentos de salud en colaboración con la Red de Laboratorios de Detección de Resistencia a los Antibióticos, del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades  hallaron el año pasado más de 220 casos de microbios con genes de resistencia a los antibióticos “inusual” en los Estados Unidos, según el informe de Signos Vitales de los CDC.

Publicidad

   Los microbios con una resistencia inusual incluyen aquellos que no pueden ser eliminados por todos o por la mayor parte de los antibióticos, o aquellos que no son comunes en un área geográfica o que son nuevos en los Estados Unidos, y que tienen genes específicos que les permiten propagar su resistencia a otros microbios.

    La identificación rápida de las amenazas nuevas o raras es la primera medida fundamental en la estrategia de contención de los CDC para detener la propagación de la resistencia a los antibióticos. Cuando se detecta un microbio con una resistencia inusual, los establecimientos pueden aislar rápidamente a los pacientes y comenzar a tomar medidas enérgicas de control de infecciones y hacer pruebas de detección para descubrir, reducir y detener la transmisión a los demás.

   “El año pasado, el estudio de los CDC halló varios patógenos peligrosos, escondidos a plena vista, que pueden causar infecciones que son difíciles o imposibles de tratar”, dijo la subdirectora principal de los CDC, Anne Schuchat, M.D. “Es tranquilizador ver que expertos a nivel estatal y local, usando nuestra estrategia de contención, identificaron y detuvieron a estas bacterias resistentes antes de que tuvieran la oportunidad de propagarse”, agregó.

   La estrategia de contención de los CDC insta a identificar rápidamente la resistencia; evaluar el control de las infecciones; hacerles pruebas a los pacientes sin síntomas que podrían portar y propagar el microbio; y continuar la evaluación del control de las infecciones hasta que se detengan los casos. La estrategia requiere una respuesta coordinada entre los establecimientos de atención médica, los laboratorios, los departamentos de salud y los CDC a través de la Red de Laboratorios de Detección de Resistencia a los Antibióticos. Los departamentos de salud que usan este enfoque han realizado evaluaciones de control de infecciones y pruebas de detección de colonizaciones dentro de las 48 horas después de haber encontrado resistencia inusual, y no han reportado más transmisión durante el seguimiento en varias semanas.

   La estrategia mejora el uso adecuado de los antibióticos, previene infecciones nuevas y se basa en la infraestructura de detección y respuesta existente. Estas medidas pueden abordar amenazas de alta prioridad como la Candida auris y la Enterobacteriaceae resistente a los carbapenémicos (CRE, por sus siglas en inglés). Los nuevos datos indican que la estrategia de contención puede prevenir miles de casos de infecciones difíciles de tratar o potencialmente intratables.

   Los microbios encontrarán continuamente maneras de resistir la acción de antibióticos nuevos o existentes, lo cual significa que en la actualidad no es posible detener la aparición de nueva resistencia. Recientes inversiones a nivel nacional en la infraestructura de laboratorios, el control de infecciones y la respuesta están permitiendo que se hagan investigaciones adaptadas, rápidas e intensivas para evitar que la resistencia se propague en entornos de atención médica.

   Otros hallazgos del estudio mostraron que una de cada cuatro muestras de microbios enviadas a la Red de Laboratorios de Detección de Resistencia a los Antibióticos para que se les hicieran pruebas tenía genes especiales que le permitían propagar su resistencia a otros microbios.

Investigaciones adicionales en establecimientos con resistencia inusual revelaron que aproximadamente una de cada diez pruebas de detección, en pacientes sin síntomas, identifició un microbio difícil de tratar y que se propaga fácilmente. Esto significa que el microbio podría haberse propagado en esos establecimientos de atención médica sin que fuera detectado.

En el caso de la Enterobacteriaceae resistente a los carbapenémicos, los modelos matemáticos muestran que la estrategia de contención, al reducir su propagación en solo un 20 %, prevendría hasta 1600 casos nuevos de infección en tres años, una reducción del 76 %.

Comments

comments

Share:
Loading...