Portada

Los datos son altos pero se puede prevenir

Departamento de Salud celebrará charlas para enseñar a identificar las señales y lo que debe hacer a tiempo

  Pese a no vivir los escalofriantes datos de otros años en cuanto al índice de suicidios en Puerto Rico, los números aún son preocupantes y las razones son muchas pero sigue siendo uno de los principales problemas de nuestra sociedad.

  Nayda Román, Coordinadora del Programa de la Comisión para la Prevención del Suicidio del Departamento de Salud informó que la agencia trabaja en una campaña de prevención que incluye la celebración de varios eventos multitudinarios, confeccionados en especial para quienes necesitan más ayuda y sienten que están en una situación muy difícil en su vida.

  Aunque aclaró que no se trata de actividades de terapia grupal, ya que para ello existen diversos recursos hospitalarios, médicos y sicológicos, las charlas son parte de una campaña masiva para la prevención del suicidio que discurrirá entre  el 12 de agosto y por un mes, hasta septiembre.

Publicidad

  Las charlas son denominadas “Juntos Salvamos Vidas”  y se celebrarán el 9, 23 y 30 de junio en la Oficina de Administración y Transformación de los Recursos Humanos del Gobierno de Puerto Rico (antes Ocalarh) en la calle Vela #6 Hato Rey. También se llevará a cabo en la Universidad Interamericana, recinto de Barranquitas el 9 de junio, el 16 de junio en la misma institución universitaria pero en su recinto de Arecibo y el 30 de junio en la alcaldía de Humacao.

  Luego el 4, 11, 18 y 25 de agosto estarán en el cuartel de la Policía Municipal de Mayagüez. Todos los eventos son libres de costo, comenzando a las 8:30 de la mañana y terminando a las 12:00 pm. Aquí se adiestrará también a las personas a identificar las señales de suicidio y lo que debe hacer.

En Puerto Rico el promedio de suicidios anual es de 305. En 2016 hubo un total de 192

  Román recalcó que quienes necesiten encontrar grupos de apoyo para familias que se han afectado con la pérdida de un ser querido que ha optado por el suicidio, el mejor recurso con el que pueden contar es con Assmca que ofrece cuatro grupos de apoyo entre los pueblos de San Juan, Moca, Mayagüez y Ponce. El número a llamar es el 939-224-0039 con el Sr. Pablo González.

  La funcionaria enfatizó que la Comisión que representa, trabaja la política pública gubernamental. “De nosotros va a venir la definición de suicidio, cómo se debe manejar las situaciones de riesgo suicidas en el país, trabajamos con las charlas educativas que mencioné, pero también ofrecemos adiestramientos sobre prevención de suicidio, cómo manejar una situación ya sea que surja en persona, ya sea que surja durante una llamada telefónica o una tercera persona que está a acompañando a alguien que sí lo está considerando” explicó.

  En esa línea apuntó que si alguien necesita la provisión de servicios como la visita a un psicólogo, psiquitara, posiblemente el que haya un referido para internarse en alguna institución hospitalaria u otras situaciones relacionadas, para ello fue creada la línea de crisis (Línea PAS) que provee Assmca que es el 1-800-981-0023.

  Es importante que sepa que llamar a esta línea no implica que haya una hospitalización inmediata, cada caso se evalúa de forma independiente y sí, puede ayudar a una familia a tomar la mejor decisión e incluso la búsqueda de una ambulancia, si fuese necesario y está disponible las 24 horas, todos los días del año.

  Destacó que precisamente en el sur, en Ponce, se cuenta con la única sala de emergencias siquiátrica-geriátrica para personas de 65 años en adelante con problemas de salud mental

DATOS MÁS RECIENTES

  La Comisión para la Prevención del Suicidio cuenta con datos estadísticos actualizados en los que arroja los siguientes resultados:

  En Puerto Rico, el promedio anual de suicidios es de 305. Este dato se cuantifica desde que hace 17 años se comenzaron a establecer estos bancos de datos. “Sin embargo para mí lo siguiente es fundamental, señalarle al país que durante los últimos tres años de nosotros recopilar estadísticas, lo que hemos visto es una tendencia a la disminución. De hecho, el año pasado, en 2016, nosotros cerramos con 192 casos de suicidio y fue la primera vez en 17 años que hubo una cifra menor a los 200” manifestó Román.

  Esto no significa que haya motivos para estar satisfechos ya que recalcó que cualquier acto de suicidio es una tragedia. En cuanto a las edades, los datos indican que la mayor cantidad de casos se va a concentrar entre las edades de 45 a 59 años, un dato que es comparable al del resto del Caribe. De esta cantidad, un 80 por ciento de quienes se han suicidado son varones.

  Así, las tasas de muertes por suicidio también indican que en los últimos dos años el aumento mayor ha sido entre personas de 80 a 84 años.

  En cuanto a la juventud, aunque los datos muestran que no son la principal población en cuanto al índice de suicidios, hay una preocupante tendencia a la planificación o ideación de este tipo de acción por lo que es importante atenderlos a tiempo. “El suicidio ocurren en todos los grupos de edad” aclaró Román para enfatizar que a toda edad se tiene que observar las señales a tiempo.

En cuanto a las causas del suicidio, no son únicamente producto de la depresión, según apuntó la representante de la Comisión, también el coraje es un factor, puede haber frustración o acciones de venganza. “No todos los suicidas son deprimidos y no todos los deprimidos se suicidan. Una persona puede tener un diagnóstico de depresión y eso no significa que vaya a quitarse la vida; así como puede haber alguien al lado suyo, puede ser un familiar o un compañero de trabajo… que podría no mostrar ninguna señal de depresión y nos sentimos sorprendidos al escuchar que esa persona se suicidó porque cometemos el error de pensar que para que alguien se quite la vida tiene que estar deprimido y ese no es el caso en el cien por ciento de las ocasiones”.

  Sobre el temor que hay entre algunas personas para buscar ayuda, reconoció que hay que eliminar los estigmas que se han creado sobre esta situación. “Buscar ayuda no es sinónimo de que somos débiles, de que estamos locos, de que algo ha ido irremediablemente mal en nuestra vida, no, buscar ayuda es darnos una oportunidad de una alternativa de mirar las cosas en nuestra vida de forma distinta” expresó Román.

  “Es posible prevenir el suicidio. Si uno se siente mal, si hay alguien a nuestro lado que también se está sintiendo mal y está considerando como alternativa el quitarse su vida es posible buscar ayuda” subrayó Nayda Román.

  

ALGUNAS SEÑALES

  Román comentó que hay ciertas frases que identifican a un posible suicida, recordando que no siempre implica que estas acciones conduzcan a una decisión trágica pero que son detalles a observar:

– La persona habla de la muerte como solución para sí mismo y menciona frases

– Hace preparativos

– Regala objetos preciados

– Demuestra estar frustrada e impotente

– Muestra rabia y deseos de venganza

– Cambios drásticos en la conducta y vestimenta (descuido en su cuidado e higiene personal)

– Se aisla de eventos familiares, se encierra y deja de contestar llamadas y mensajes

– Muestra tristeza constante.

QUÉ HACER

– Dialogar sosegadamente y mostrar genuino interés en lo que a esa persona le ocurre. Dígale “Yo quisiera ayudarte” y hasta brindarle números de ayuda como el de la línea PAS

– En casos de mucha agresividad lo mejor es recurrir al sistema 9-1-1 y no arriesgar su seguridad

– Nunca juzgar a la persona, sermonear ni criticar y no decirle frases como “te lo dije”, “te lo buscaste” ni “no hables de eso, no pienses en esas cosas”

– Cumplir con la persona en buscarle ayuda si la solicita

– El aspecto religioso puede ser un recurso si la persona expresa haber perdido la fe pero se recomienda no imponer valores ni creencias a una persona que piensa quitarse la vida. Aquí funciona más el mencionar frases como “esto ha funcionado para mí, creo en esto, puede ser una alternativa para ti” pero sin poner presión alguna.

– Un médico primario puede asistir en la búsqueda de un profesional de salud mental

– Un desahogo de una persona no implica que la misma haya superado su situación por lo que siempre se debe considerar una ayuda profesional

  No olvide tampoco que en cuanto a los envejecientes no basta con cumplir con el aspecto económico y de servicios que necesitan, es importante que les brinde cariño, seguridad y atención con visitarlos y escucharlos

  

LAS REDES SOCIALES

  Román comentó acerca del avance de la tecnología y la creación de las redes sociales que se han convertido en otro instrumento importante de comunicación incluso para personas de la tercera edad aunque aún se desconoce cuanto influyen en decisiones tan importantes como la de vivir o no y si dejan mensajes sobre lo que harán. No obstante la funcionaria comentó que la página facebook cuenta con una herramienta para reportar comentarios que luzcan preocupantes como despedidas y ante lo que se debe actuar inmediatamente y utilizar la misma página para enviar mensajes de apoyo a quien pudiera parecer estar en tal riesgo. “No te quedes callado, el silencio es mortal y es importante hablar” concluyó Román.

Comments

comments

Share:
Loading...