Noticias

La EPA advierte sobre la contaminación del aire y las enfermedades del corazón

EL REGIONAL

redaccion@elregionalpr.com

  La Agencia Federal para la Protección del Ambiente (EPA), recalcó que se sabe que la contaminación atmosférica ocasiona una variedad de problemas de salud, incluyen efectos al corazón, los nervios y al sistema vascular.

Publicidad

Una cantidad significativa de investigaciones ha demostrado que la exposición a largo plazo a materia en partículas finas, conocidas también como PM2.5, puede tener un impacto en las enfermedades del corazón. Las partículas son emitidas a lo largo del año por vehículos de motor, plantas de energía eléctricas, industrias, fuegos forestales y son creadas cuando la luz solar interactúa con el vapor y los contaminantes gaseosos.

  La investigación continúa enfocándose en la relación entre los contaminantes del aire tales como el PM2.5, el ozono, las mezclas de contaminantes, y los efectos a largo y corto plazo en el sistema cardiovascular. Los descubrimientos proveen una base científica para revisar los Estándares Nacionales de Calidad de Aire Ambiental y proteger la salud de la gente en Estados Unidos.

  Fuentes de contaminación de aire

Estrategias de intervención para controlar y reducir la contaminación atmosférica

industry-1752876_1920  Los investigadores están estudiando los contaminantes como el ozono y la materia en partículas (PM) y las mezclas para entender mejor los impactos en el corazón. Para más información en inglés sobre las investigaciones de la EPA sobre los efectos de la contaminación del aire en la salud, incluyendo el corazón, y los sistemas nervioso y cardiovascular.

  Contaminantes múltiples. Como muchas veces nos exponemos a más de un contaminante a la vez, las mezclas de contaminantes de aire están siendo estudiadas para determinar cómo podrían interactuar entre sí para ocasionar efectos a la salud. Los científicos también están estudiando mezclas seleccionadas en las cuales el efecto de un contaminante podría ser modificado por uno o más de la combinación.

Personas vulnerables. Algunos grupos de personas podrían ser más susceptibles a los efectos adversos del aire contaminado, incluyendo aquellos con enfermedades cardíacas. Mediante un examen minucioso de los grupos en riesgo como los asmáticos, los ancianos y otros con marcadores genéticos, así como personas saludables, los científicos están identificando factores de riesgo y genes que podrían ocasionar que una persona sea más sensible a la contaminación atmosférica.

  Con el financiamiento parcial de la EPA, el Instituto de Efectos de la Salud (HEI, por sus siglas en inglés) está realizando investigacines y compilando informes sobre la exposición a mezclas de contaminantes y partículas muy pequeñas, llamadas partículas ultrafinas. Usando modelos, los investigadores analizan los efectos a la salud de algunas de etas mezclas que incluyen los problemas cardiovasculares.

La contaminación atmosférica podría presentar riesgos a la salud del corazón especialmente a personas con condiciones que los hacen más vulnerables a los contaminantes en el aire. La EPA está estudiando a grupos e individuos que podrían estar a mayor riesgo por exposición a la contaminación atmosférica.

  Las características genéticas podrían ser un factor de riesgo para problemas cardíacos como consecuencia de la exposición a la contaminación atmosférica. La EPA está estudiando a gente que padece del corazón observando su exposición a fuentes de contaminantes y el potencial de que su composición genética pueda afectar su reacción a los contaminantes y al desarrollo de su padecimiento del corazón.

La EPA está realizando estudios para examinar la correlación entre un mayor riesgo a enfermedades cardíacas y episodios cardíacos y las condiciones preexistentes respiratorias y del corazón, así como problemas subyacentes de hipertensión, diabetes y obesidad.

Los hallazgos del MESA en Estudio de la Contaminación Atmosférica sobre la arteriosclerosis están contribuyendo a un mejor entendimiento de la composición genética de diferentes etnicidades y su susceptibilidad a la contaminación atmosférica.

  Para entender los impactos de la contaminación atmosférica en el corazón y el sistema cardiovascular, los investigadores están estudiando las fuentes. La contaminación del aire proviene de una variedad de fuentes naturales y antropogénicas (hechas por el hombre), incluyendo fuegos forestales, plantas de energía eléctrica y vehículos de motor.

  Mediante avances recientes en biología molecular, los investigadores están trabajando para determinar los riesgos a la salud de ciertos grupos de personas. El monitoreo en tiempo real es usado para evaluar la toxicidad de las mezclas de contaminantes en el aire y sus efectos relacionados a la salud.

Para entender mejor el impacto de las principales fuentes comunitarias, la EPA está evaluando los niveles de exposición cerca de fuentes como puertos, vías ferroviarias, carreteras y incendios forestales.

  Los datos hospitalarios y demográficos están siendo analizados para determinar los impactos en comunidades específicas de bajos ingresos afectadas por un incendio forestal reciente en Carolina del Norte, centrándose en evaluar si el humo condujo a una mayor utilización de las salas de emergencia y al aumento de admisiones a hospitales para atender problemas respiratorios y del corazón.

Estrategias de intervención para controlar y reducir la contaminación atmosférica

  La EPA está evaluando herramientas y métodos para ayudar a comunidades, estados y gestores de políticas a controlar y a reducir los riesgos de salud, incluyendo aquellos al corazón, causados por la contaminación atmosférica.

  Los científicos están estudiando estrategias de intervención tales como barreras a lo largo de carreteras (paredes y líneas de árboles) para minimizar la exposición a contaminantes y los riesgos de salud provenientes de la contaminación atmosférica relacionada a las carreteras.

Las intervenciones también se pueden hacer a nivel individual. Un estudio de la EPA encontró que una dieta rica en ácidos grasos omega-3 que se encuentran en el aceite del pescado y otros alimentos puede proteger a las personas de los riesgos del malfuncionamiento del corazón por la exposición a la contaminación del aire.

  La EPA está desarrollando un Atlas Nacional de Sostenibilidad, una herramienta cibernética de mapeo que permitirá a las comunidades a estimar los beneficios potenciales y costos de decisiones relacionados a la planificación y desarrollo de comunidades. Los líderes comunitarios pueden evaluar los niveles de calidad de aire y sus impactos de salud conforme a diferentes escenarios de planificación a fin de reducir la exposición a contaminantes y aumentar la salud respiratoria y del corazón.

  Los científicos están desarrollando un sistema cardiopulmonar virtual para reemplazar el uso de animales de laboratorio y estudios clínicos para determinar los efectos de salud provenientes de la contaminación del aire. Semejante a otros modelos virtuales computarizados como el Hígado virtual y el Embrión virtual, que modelan los efectos tóxicos, el sistema cardiopulmonar virtual se usará para predecir los impactos de los contaminantes del aire en las vías aéreas, los pulmones y el corazón.

  Mediante el uso de tecnología avanzada de computadoras, la EPA evalúa los peligros y riesgos de sustancias químicas para determinar cuáles son más probables de conducir a efectos de salud adversos. Al usar herramientas científicas avanzadas, los científicos pueden evaluar miles de sustancias químicas en menos tiempo a un costo menor. El enfoque consiste en caracterizar las mezclas y agruparlas conforme al efecto que podrían tener en el cuerpo.

Comments

comments

Share:
Loading...