Salud

La enfermedad de manos, pies y boca

Por CDC

EL REGIONAL

redacción@elregionalpr.com

Publicidad

  La enfermedad es común en los niños pequeños. Causa fiebre, llagas en la boca y sarpullido. Lávese las manos frecuentemente para reducir sus probabilidades de enfermarse.

  La enfermedad de manos, pies y boca (HFMD, por sus siglas en inglés) es una afección contagiosa causada por diferentes virus. Es común en los bebés y los niños menores de 5 años porque ellos todavía no tienen inmunidad (protección) contra los virus que causan la enfermedad. Sin embargo, los niños mayores y los adultos también pueden contraerla. En los Estados Unidos es más común que las personas contraigan la enfermedad de manos, pies y boca en la primavera, el verano y el otoño.

La enfermedad de manos, pies y boca por lo general no es grave y casi todas las personas se recuperan en un plazo de 7 a 10 días sin tratamiento médico. Las personas infectadas podrían, rara vez, presentar una meningitis viral y necesitar ser hospitalizadas por algunos días. Las complicaciones aún menos comunes incluyen parálisis similar a la de la poliomielitis y encefalitis (inflamación del cerebro) que podría ser mortal.

  Los síntomas de la enfermedad de manos, pies y boca generalmente incluyen, fiebre, pérdida del apetito, dolor de garganta y malestar. Llagas dolorosas en la boca, que normalmente comienzan como puntitos rojos planos. Un sarpullido formado de puntitos rojos pequeños que pueden convertirse en ampollas, que aparece en la palma de las manos y la planta de los pies y, a veces, en las rodillas, los codos, las nalgas o el área genital.

  Estos síntomas generalmente aparecen por etapas, no todos juntos. No todas las personas tendrán todos estos síntomas. Algunas podrían no tener ningún síntoma; sin embargo, todavía pueden transmitir el virus a otras personas.

  La enfermedad de manos, pies y boca afecta principalmente a los bebés y a los niños menores de 5 años. Sin embargo, los niños mayores y los adultos también la pueden contraer. Cuando las personas contraen esta enfermedad, su cuerpo crea inmunidad (protección) contra los virus específicos que causaron la infección. Sin embargo, pueden volver a enfermarse con esta afección porque la enfermedad es causada por varios virus distintos.

  La enfermedad de manos, pies y boca es más contagiosa durante la primera semana de la enfermedad. No obstante, a veces puede seguir siendo contagiosa durante varias semanas después de que hayan desaparecido los síntomas. Algunas personas, especialmente los adultos, podrían no presentar ningún síntoma; sin embargo, todavía pueden transmitir los virus a otras personas. En las personas infectadas, los virus que causan la enfermedad de manos, pies y boca se pueden encontrar, en las secreciones de la nariz y la garganta (como la saliva, el esputo o la mucosidad nasal); en el líquido de las ampollas; en la caca (heces).

  La enfermedad se propaga mediante lo siguiente:

• el contacto cercano, como al dar besos o abrazos, o al compartir los vasos o los cubiertos;

• la tos y los estornudos;

• el contacto con las heces, por ejemplo al cambiar pañales;

• el contacto con el líquido de las ampollas;

• el contacto con objetos o superficies que tengan el virus.

  Por esta razón debe intentar siempre mantener buenas prácticas de higiene, como lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, para reducir las probabilidades de que contraiga o propague la enfermedad de manos, pies y boca.

  No hay un tratamiento específico para la enfermedad de manos, pies y boca. La fiebre y el dolor se pueden controlar con medicamentos de venta sin receta, como acetaminofeno o ibuprofeno, que reducen la fiebre y alivian el dolor. Es importante que las personas con esta enfermedad beban abundantes líquidos para prevenir la pérdida de líquidos corporales o deshidratación.

  Lávese las manos y ayude a que los niños se las laven para ayudar a evitar enfermarse. Tome medidas para reducir sus probabilidades de enfermarse. Usted puede reducir el riesgo de infectarse con los virus que causan la enfermedad de manos, pies y boca al tomar unas medidas sencillas:

• Lávese frecuentemente las manos con agua y jabón durante 20 segundos, especialmente después de cambiar pañales, y ayude a los niños pequeños a hacer lo mismo.

• Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca si no se ha lavado las manos.

• Evite el contacto cercano, como al dar besos o abrazos, o compartir los vasos y los cubiertos con las personas que tengan la enfermedad.

• Evite el contacto cercano, como al dar besos o abrazos, o compartir los vasos y los cubiertos con las personas que tengan la enfermedad.

• Desinfecte las superficies y los objetos que se tocan con frecuencia, como los juguetes y las manijas de las puertas, especialmente si alguien está enfermo.

  No hay una vacuna que proteja contra la enfermedad de manos, pies y boca. La enfermedad de manos, pies y boca no es lo mismo que la fiebre aftosa

  La enfermedad de manos, pies y boca a menudo se confunde con la fiebre aftosa (que en inglés se llama de manera similar: foot-and-mouth disease o hoof-and-mouth disease) la cual afecta al ganado bovino, ovino y porcino. Los seres humanos no contraen la enfermedad que afecta a los animales y los animales no contraen la que afecta a los seres humanos.

Comments

comments

Share:
Loading...