Deportes

La caída del deporte espectáculo en Puerto Rico

Por José “Pepén” Fernández Colón

Para EL REGIONAL

    En los últimos cinco años los deportes espectáculos como el hoy mal llamado béisbol profesional, el baloncesto y voleibol superior, han ido perdiendo apoyo del público en general que antes les respaldaba

Publicidad

    Mal llamado béisbol profesional porque desde 1992 mundialmente no existen deportes profesionales ni aficionados. Los participantes en estos y demás deportes son “elegibles o no elegibles”.

    El tema de la pérdida de apoyo a estos tres deportes fue tema de una de las mensualmente tertulias deportiva en la Plaza Las Delicias de la Perla del Sur patrocinadas por la Oficina del Historiador Deportivo de Ponce.

    Unas ocho razones fueron esbozadas por algunos de los participantes en esta tertulia, en particular las expuestas por el Historiador Deportivo de Ponce Benjamín Lúgaro Torres.

    Consenso que la culpa principal para que la gente no asista a los parques, aun cuando no tengan que pagar boletos de entrada en el béisbol, es la no participación local de los “Niños de Porcelana” que son esclavos de los dueños de sus contratos y de los millones.

    Consenso para la pérdida de apoyo al béisbol es la “falta de ídolos locales y no locales”. No existen en la actualidad los José “Cheo” Cruz, “Terín” Pizarro, Rubén Gómez, John Boozer, Pat Corrales, Roger Freed, Santos Alomar, “Torito” Meléndez, “Quique” Rivera, Félix Millán, Jerry Morales, Javier Vázquez, Julio Gotay, “Wito” Conde, “Nino” Escalera, Carmelo Maldonado, Dennis Kinney, Danny Cater, Horace Clark, entre otros.

    “Terín” Pizarro ganaba 19 juegos en las Grandes Ligas, lanzaba 200 entradas, y era el abridor de los Cangrejeros de Santurce  en el inicio del torneo local. “Cheo” Cruz participada de forma regular en sobre 140 juegos en Grandes Ligas con Houston y participaba sin falta con los Leones de Ponce. Lo mismo aplica a Félix Millán, Jerry Morales y Julio Gotay.

    La importación de jugadores en el baloncesto viene afectando la asistencia de público a las canchas y encareciendo la operación de los equipos.

    Estos importados solo participan una temporada o juegan un año para un equipo y el próximo con otro. En el voleibol ocurre algo similar pero en menor escala.

    El descenso en la calidad de los jugadores participantes, algunos de ellos que han visto pasar sus mejores momentos, es otra razón para la merma de apoyo público al deporte espectáculo. Algunos de estos jugadores de béisbol han sido descartados por los equipos en Estados Unidos y hoy participan en la pelota AA, de menor calidad aunque de mucho arraigo y apoyo popular.

    En la AA usted ve lanzadores que participaron en el beisbol local con Ponce, Mayagüez, Santurce, Caguas, Carolina, que son bateados por jugadores de esa pelota AA. Vemos algunos ex jugadores del mismo béisbol bateando menos de .300 en una liga de menor calidad.

    Estos jugadores son vistos en los parques de Cayey, Juncos, Cidra, Dorado, Maunabo, Coamo, entre otros, pagando un boleto de $5.00. Se pretende que esos mismos jugadores que participan con los Indios, Criollos, Cangrejeros, Gigantes los veamos en la Liga Roberto Clemente pero a un costo de $7.00.

    Los altos precios por la entrada y de los productos de consumo dentro de los parques y canchas es otra de las razones para la baja en asistencia e interés general del aficionado a los deportes.

    La inseguridad general, la poca garantía de que el vehículo de motor no será objeto de robo en el estacionamiento, hace que antiguos seguidores del beisbol, baloncesto y voleibol opten por no asistir a los parques y canchas.

    La mal llamada Liga Invernal como laboratorio para corregir defectos a jugadores importados es otro factor por la cual el béisbol ha perdido interés entre la gente.

    La actitud de los participantes hacia el asistente a los juegos. Actitud que a veces raya en la arrogancia también abona a la actual situación ocurriendo en los deportes espectáculos.

    La pobre promoción de los torneos combinado con falta de información sobre los participantes es otra de las causales del alejamiento del deporte espectáculo.

    En algunos casos la pobre transmisión radial o televisiva de los partidos de béisbol, baloncesto y voleibol abonan a no prestar mucha atención a los mismos.

    Reflexionen los que todavía crean en el deporte espectáculo. JFC

Comments

comments

Share:
Loading...