Portada

Guayama en el “Top 10” de las “malas aguas”

Luego del informe del Natural Resources Defense Council (NRDC, por sus siglas en inglés) en el que se establece que Puerto Rico tiene el peor índice de infracciones relacionadas con el agua potable de cualquier jurisdicción de Estados Unidos, el Regional evaluó en qué nivel se ubica las principales fuentes de abasto de agua de la región.
En este caso, de todo el sureste, solamente el sistema de servicio de agua de Guayama reflejó una cantidad notable de violaciones en el manejo, distribución y evaluación de la calidad que se ofrece a la ciudadanía, aunque las que mayores violaciones reflejaron han sido las de la zona Metropolitana.
El reporte indica que el agua servida puede contener peligrosos contaminantes que van desde plomo a desinfectantes para la bacteria coliforme y según la evaluación que hiciera en 2015 y revelada la semana pasada.
Sobre el 97 por ciento de la isla se abastece con agua de sistemas que violaron la Ley de Agua Potable Segura. “La mayoría de estas violaciones fueron por fallos al examinar la seguridad del agua o al informar de los problemas al público o a las autoridades sanitarias”, expresó la entidad ambiental mediante su página digital.
Se tomó en cuenta una medición desde el 2005 y se concluyó que hubo hasta cerca de 34,000 violaciones ambientales. Para el 2015 casi la mitad de los más de 400 sistemas de agua de toda la isla incumplieron los estándares sanitarios federales, destacaron.
El informe indica que casi toda la población de 3.4 millones de habitantes recibieron agua que violaba los estándares de calidad y habrían presentado químicos como cobre y plomo. Los más de 600 incumplimientos, a excepción de uno, fueron errores al realizar pruebas para detectar plomo o fallos en reportar los problemas a la ciudadanía y las correspondietes autoridades.
Los sistemas de canalización a comunidades en la isla no estuvieron excentos y al menos en el 10 por ciento de los más de 300 sistemas rurales, la Agencia de Protección Ambiental (EPA. por sus siglas en inglés) halló violaciones graves para el 2011. Durante el 2015 apenas uno de esos sistemas cumplía con las normas mínimas.
La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), responsable de la provisión del vital líquido enfrenta a la par su peor crisis fiscal al cargar con hasta $5,000 millones de los $73,000 de la deuda pública que provocó la intervención federal y la creación de la Ley PROMESA y de la Junta de Control Fiscal (JCF) que vela por las asignaciones presupuestarias del país.

Y PARA COLMO SERÁ MÁS CARA
Así las cosas, la ciudadanía en general deberá esperar un aumento en la tarifa del agua para inicios del año entrante tras haber sido instruido por la JCF con el fin de generar $1,020 millones de ingresos a la AAA.
Dicha cantidad la impuso la entidad fiscalizadora y se agrega a otros $1,128 millones que se le ha exigido completar para paliar su altísima deuda pública.
El 28 de abril de este año, cuando la JSF certificó el plan fiscal de la AAA, inició un plazo de 30 días para que la corporación pública le someta al ente que controla las finanzas del País varios modelos de la tarifa agrandada que los abonados desde enero de 2018.
Sin embargo, cuanto y cómo se aumentará aún está en plena discusión por lo que se anticipó que la AAA pediría una prórroga a la JSF y aunque en el plan fiscal original presentado a la Junta, se indicaba que el aumento sería solo para sus clientes no residenciales, la Junta ordenó que se incluya a todos los abonados de la agencia.
Este aumento, aunque haya tomado por sorpresa a muchos, estaba ya trazado a partir de 2013, cuando se hizo la última revisión y se proyectó la siguiente en 2018 aunque en esta ocasión es determinada por el cuerpo fiscal rector. Cabe recordar que para 2013, la tarifa básica subió $4, de $19.71 a $23.71. No obstante, algunos abonados vieron alzas de hasta $63.85 adicionales al mes por el mismo consumo. Este aumento buscaba sostener su programa de mejoras a los sistemas pero la crisis fiscal no permitió que el dinero llegara a cubrir este objetivo. Para entonces, también usó todo el dinero sin realizar las esperadas obras y mejoras que se quedaron a mitad.
Para aquel momento, la AAA también creó el Cargo para el Cumplimiento Ambiental y Regulatorio (CCAR), un cargo que varía según el consumo, así como otros dos cargos ,de $1 cada uno, para “proyectos de sostenibilidad”, y mantenimiento de los sistemas comunitarios.

Publicidad

QUÍMICOS QUIEREN EVALUAR EL AGUA
El Colegio de Químicos de Puerto Rico pidió participación para evaluar la calidad del agua del país al cuestionar la interpretación que se pueda dar a los resultados del informe.
Sostiene que del agua que se distribuye a la población de Puerto Rico, el 97% la produce la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) y el restante 3% es producido por sistemas privados o comunitarios que tratan agua para ser distribuida como agua potable entre los residentes y usuarios.
El informe al que se hace referencia establece que la mayoría de las violaciones mencionadas se deben a fallas en monitoreo y notificación de diferentes parámetros. Para el Colegio, una entidad sin fines de lucro, lo que esto significa es que las muestras de agua pudieron no haberse tomado en el itinerario correspondiente según establecido por el departamento de Salud y las reglas que apliquen a los diferentes parámetros. Las razones por las cuales una muestra no se tome en el periodo establecido pueden ser diversas y no necesariamente se relacionan con la calidad del agua que se sirve a la población, sugirieron.
“De acuerdo con información de dominio público que hemos encontrado, el nivel de cumplimiento con la calidad del agua que distribuye la AAA actual cumple en un 98% con los requisitos reglamentarios establecidos por la agencia de Protección Ambiental Federal (USEPA). Lamentablemente en este momento no podemos incluir en este documento la información que revele el nivel de cumplimiento de sistemas comunitarios o privados” indicó la entidad.
En la información que ha sido publicada hasta este momento no incluye información relacionada con las acciones correctivas que se realizaron, tanto en la AAA como en los sistemas comunitarios y privados para atender los señalamientos de cumplimiento, destacan los ingenieros.
“Entendemos que es necesario que tanto el departamento de Salud como los sistemas de tratamiento y distribución de agua potable operados, unos por comunidades y otros por la AAA aclaren al pueblo de Puerto Rico el estado actual de calidad del agua que consumimos los residentes de Puerto Rico. El Colegio de Químicos de Puerto Rico desea expresar su disponibilidad para ayudar en lo que podamos servir para aclarar la información y ayudar a que nuestra gente pueda confiar en el agua que tomamos” concluyó el Colegio de Químicos.

Comments

comments

Share:
Loading...