NoticiasPortada

Escuelas bajo reparación en tiempo de huracanes

Reinaldo Millán

EL REGIONAL

redacción@elregionalpr.com

Publicidad

  A una semana de cumplirse un año del paso del huracán María, maestros de diversos planteles plantean problemas de infraestructura así como administrativos y pedagógicos.

   En la escuela superior Stella Márquez, de Salinas, la Biblioteca se usa como oficina del personal gerencial, y solo hay un baño para los 694 estudiantes y 49 maestros, así como para el personal no docente, de acuerdo con los maestros que han circulado sus quejas mediante mensajes en cadena desde sus teléfonos celulares para evitar represalias, ante la imposición de una orden de mordaza en el Departamento de Educación por parte de la secretaria Julia Keleher.

    Hasta la semana pasada los maestros se quejaban incluso hasta de la falta de servicio a unos 100 estudiantes de educación especial, pero el asunto se resolvió esta semana, luego de una visita de El Regional al plantel de Salinas.

De hecho, las directoras administrativa y académica de la escuela, Arleen Santiago y Wanda Padovani, respectivamente, no quisieron reaccionar a las quejas a pesar de habérsele dado la oportunidad para hacerlo. Alegaron que no estaban autorizadas y la directora administrativa recalcó que a pesar de ser funcionaria pública, no es figura pública. Sin embargo, invitó al regional a cubrir actividades del plantel, cuando considerara que eran positivas.

    Caroline López, representante de la Asociación de Maestros, confirmó que ha recibido las quejas de parte de los maestros y ha visitado los planteles para corroborarlas. Sin embargo en la escuela Márquez, de Salinas, no pudo validar las mismas, ya que no se le permitió mantenerse en el plantel una vez entró para firmar su entrada en la improvisada oficina que se constituyó en la biblioteca escolar.

“No me permitieron validar”, expresó la representante de la organización magisterial en la región sur de Puerto Rico sobre su visita a la escuela Márquez.

   En esa escuela no hay servicio de teléfono desde el paso de María, y los maestros al igual que las administradoras tienen que utilizar sus teléfonos celulares personales.

   Por otro lado, en la Dra. María Socorro Lacot, de Guayama, la planta física que alberga a unos 1,000 estudiantes y más de medio centenar de maestros, continúa con problemas de infraestructura.

   Los salones de Dibujo Arquitectónico, Costura, Enfermería, Cosmetología, la Biblioteca y la Cancha Bajo Techo, presentan problemas que permiten la caída de agua así como los acondicionadores de aire averiados.

   El profesor Ray De Jesús, de Dibujo Arquitectónico, quien se jubiló la semana pasada, acudió a la escuela vocacional para que sus estudiantes no perdieran el ánimo, y para recibir a la nueva profesora.

   “Los aires no están funcionando y hay áreas que necesitan reparación, lo que sé es que Edificios Públicos ordenó uno de reemplazo pero no ha llegado”, expresó el ahora jubilado profesor. 

Los operadores de las ventanas de ese plantel fueron dañados por María, y todavía no han sido reparados y reemplazados, mientras hay una sola fuente de agua disponible para los estudiantes.

Comments

comments

Share:
Loading...