NoticiasPortada

Entusiasmo familiar en la feria de Artesanía de Guayama

Reinaldo Millán

EL REGIONAL

redaccion@elregionalpr.com

Publicidad

Si algo demuestra cada día la cultura puertorriqueña es la variedad de rostros y sonrisas, voces y miradas, colores y musicalidad, que atraen a miles a las plazas públicas a disfrutar de las infinitas pinceladas de nuestro acervo cultural.

    Y si se lleva a cabo en una plaza tan hermosa y grande como la Cristóbal Colón, de Guayama, la experiencia es inigualable.

    Eso fue lo que pasó el fin de semana en la feria de Artesanía de Guayama, donde ancianos y ancianas, jóvenes, niños y niñas, en fin, familias, que se dieron cita a apreciar el arte sano que las manos de nuestros hombres y mujeres, que con el ojo bien afinado, la mirada certera y con la sensibilidad infinita construyen obras de arte con un pedazo de madera, una tela, un cartón, una bola de barro, un metal, o cualquier material que se deje acariciar con una cuchilla, un martillo o hasta con una piedra, para darle forma   un rostro, una figura, un verso o una narrativa.

    Juan Luis Ramos, de Manatí, viajo desde esa ciudad ateniense a brindar su arte en Guayama, donde tuvo una experiencia rica y enriquecedora, al poder compartir con otros artesanos y complacer a visitantes que apreciaron su arte en repujado.

    “Llevo un año en la artesanía, porque estuve en el Ejército donde aprendí el arte, y luego de retirarme me certifiqué tras tomar los cursos para mejorar mi arte”, expresó el artesano.

    Ramos, certificado en Metal repujado y en Pandero, sostuvo que ferias como la de Guayama son muy importantes porque brindan a los artesanos la oportunidad de dar a conocer su trabajo, vender y aprender de nuevas experiencias.

    El artesano considera que hay que promover más la artesanía, y se debe buscar la alternativa para brindar mayor estabilidad económica a Puerto Rico, así como mayor estabilidad política. Aunque considera que el huracán María hizo mucho daño, la inestabilidad económica junto con la política, provoca que el consumidor en muchos casos, no patrocine como quisiera la artesanía, al guardar el dinero que se ha ganado con mucho sacrificio. No obstante, considera que dentro de esas circunstancias, la situación no ha estado tan mal.

    Así piensa también Gisela Santiago, quien por curta ocasión ha visitado la feria guayanesa, para dar a conocer su arte. Santiago, considera que hay una especie de retraimiento del consumidor, por la inseguridad policía y económica, de la que espera se resuelva pronto.

    “Esta feria es bien importante para nosotros, es la cuarta vez que vengo, y la pasamos muy bien con gente muy linda”, expresó Santiago.

Durante la feria se llevó a cabo un concurso de trovadores, y entre ellos estuvo Víctor Manuel Reyes, ganador de varios certámenes, quien deleitó a la concurrencia con su talento, entusiasmo, y amor por las décimas.

    La decimotercera Feria Artesanal Guayamesa, fue dedicada al matrimonio compuesto por María Magdalena Rodríguez Santiago casual y a Carlos Collazo Vargas maestros artesanos especializados en  tela saco y cuero

Comments

comments

Share:
Loading...