Deportes

El juego como opción decolonial

Reinaldo Millán

EL REGIONAL

redaccion@elregionalpr.com

Publicidad

   El profesor David Lahoz, presentó durante la Convención de la Asociación de Educadores Físicos, su propuesta de la Pedagogía del Juego Liberador.

    Lahoz, quien ha laborado en universidades de Puerto Rico y del estado de Texas, así como ejercido el magisterio en el Departamento de Educación, y participado de la administración pública del deporte en el Departamento de Recreación y Deportes, y el Municipio de Ponce, profundizó sobre la opción decolonial desde el terreno de juego.

    Y es que jugar es sinónimo de participación, tanto en la elaboración de las reglas como en la ejecución y consolidación de la solidaridad, al hacerlo en conjunto, comprometidos, con propósito y con el placer lúdico de un momento de felicidad.

    Pero, el deporte es dictatorial, porque las reglas las pautan sin la participación de los atletas, ni siquiera con el concurso de los entrenadores. Se trata de una actividad física planificada por burócratas, funcionarios y administradores. Y en su conjunto universal se convirtió en un escenario colonial.

Y ante eso, sale Lahoz al rescate con su Pedagogía del juego liberador, que es una propuesta para la educación física para la vida y la salud.

    “Nos proponemos facilitar ese desarrollo hacia lo mejor”, señaló Lahoz durante su presentación ante los educadores físicos.

   “En la dinámica de la persona con su entorno socio-político-cultural- con su realidad y valores de referencia – las voluntades, las destrezas y los conocimientos pueden forjarse de manera acrítica  obediencial o de manera crítica y autónoma respecto de la autoridad. Implica un dilema ético a resolver en nuestro modo e educar. Nuestra opción pedagógica, por supuesto, es la segunda”, expresó Lahoz.

   Y es que la educación física y el deporte se ha enseñado desde la perspectiva de la autoridad, desde la concepción de la obediencia casi militar, y su función policial desde una perspectiva corporativa, donde el individuo es un objeto, un cliente, y un ciudadano obediente, y no el punto de partida para una filosofía de la creatividad.

   Lahoz expone que “la pedagogía predominante es mantenedora del estado dominador”, y para afrontar eso “nos nutrimos de referentes lúdicos de liberación ahora que avanza la educación ahistórica, de desarraigo y mercantil”.

   Dentro de su propuesta echa mano a teóricos reconocidos como Johan Huizinga, Lev Vygotsky, Jean Piaget, Jean Chateau, Hugo Zimelman y Silvia Caro, entre otros.

   “Teóricos de uno y otro tiempo, de uno y otro lugar, han venido sosteniendo que las capacidades de cognición, discernimiento y moralidad están contenidas en experiencias por las que la capacidad resolutiva, de llegar a consensos y demás cualidades de interacción social se experimentan durante juegos en el ejercicio de la libertad a la par con la búsqueda de desarrollo de suficiencias perceptivo-motrices, de acondicionamiento físico y de capacidades táctico técnicas de desempeño”, argumentó Lahoz.

   También citó a los pedagogos y filósofos, Eugenio María de Hostos, Ángel Villarini y Nelson Maldonado Torres.

   “La colonialidad del pensar  el sentir está diseñada por doquier a través de ideologías, habitus y discursos entronizados por la clase dominante”, esbozó Lahoz.

   Por eso y ante eso, Lahoz propone una educación física y pedagogía deportiva desde una perspectiva libre de adoctrinamiento que propicie el criterio moral autónomo ante el criterio moral heterónomo de la orientación doctrinaria.

   “Llevamos la pedagogía del Juego Liberador hacia el constantemente renovado conocer, pensar y sentir lo puertorriqueño, caribeño y latinoamericano desde el medio lúdico, de pensarlo y sentirlo sabiéndolo a honra y orgullo en libertad, con agencia forjadora de bienestar y transformación propia y común, como empresa compartida de educadores y educandos”, recalcó Lahoz.

Comments

comments

Share:
Loading...