Foro Legal

El Derecho y la sucesión a la gobernación

EL REGIONAL

redaccion@elregionalpr.com

  En una decisión anticipada por la mayor parte de la comunidad académica del Derecho, el tribunal Supremo de Puerto Rico, declaró inconstitucional la Ley 7 de 2005, que permitía que el secretario de Estado nominado que no hubiera sido confirmado por ambas cámaras legislativas, sustituyera a un gobernante que saliera de su puesto por renuncia, incapacidad, o residenciamiento.

Publicidad

   La opinión redactada por el  Juez Asociado Rafael L. Martínez Torres, concluyó que “el resto de la Ley Núm. 7 de 24 de julio de 1952, según enmendada por la Ley Núm. 7—2005, no está en disputa y permanece en vigor, incluyendo el orden estatuido para suceder al Gobernador cuando ocurre una vacante”.

   “Somos conscientes de la trascendencia de nuestra decisión para la estabilidad del gobierno y la paz social”, expresó el juez, en los primeros párrafos redactados.

   “Unánimemente y tras un análisis detenido del derecho aplicable, concluidos que la cláusula añadida al Art. 1 de la Ley Núm. 7 de 24 de julio de 1952 por la Ley Núm. 7—2005, para permitir que un Secretario de Estado que no ha sido confirmado por ambas cámaras legislativas se convierta en Gobernador en propiedad, es inconstitucional”, expresó el juez.

   En la relación de hechos del caso, el juez indicó que “el licenciado Pedro R. Pierluisi Urrutia, Secretario de Estado designado en receso, juró como Gobernador de Puerto Rico el viernes, 2 de agosto de 2019, amparado en la presunción de legalidad que acompaña a toda ley vigente. Sin embargo, en vista del resultado al que llegamos hoy, esa juramentación es inconstitucional”.

   Todo esto fue el resultado de la sucesión de eventos tras la renuncia anunciada por el Dr. Ricardo A. Rosselló Nevares el 24 de julio de 2019 al cargo de Gobernador de Puerto Rico, efectivo el viernes, 2 de agosto de 2019, a las 5:00 de la tarde.

   El miércoles, 31 de julio de 2019, mientras la Asamblea Legislativa de Puerto Rico se encontraba en receso, el gobernador Rosselló Nevares designó como Secretario de Estado de Puerto Rico a Pierluisi Urrutia.

   La posición estaba vacante tras la renuncia del Lcdo. Luis Rivera Marín. Ante esto, el gobernador Rosselló Nevares convocó a la Asamblea Legislativa a una sesión extraordinaria, según lo permite la Constitución de Puerto Rico, con el único propósito de atender el nombramiento del Hon. Pierluisi Urrutia como Secretario de Estado.

   El jueves, 1 de agosto de 2019, tanto la Cámara de Representantes como el Senado de Puerto Rico iniciaron, respectivamente, los trabajos legislativos de la sesión extraordinaria. Durante esta, el Senado determinó celebrar una vista pública el lunes, 5 de agosto de 2019, con el fin de evaluar el nombramiento del nuevo Secretario de Estado.

   Por su parte, la Cámara de Representantes celebró la vista pública el viernes, 2 de agosto de 2019, en donde los miembros de la Comisión de Gobierno de ese cuerpo tuvieron la oportunidad de hacerle preguntas a Pierluisi Urrutia para evaluar su nominación para ocupar el cargo de Secretario de Estado.

   En la tarde de ese mismo viernes, la Cámara de Representantes votó y confirmó a Pierluisi Urrutia como Secretario de Estado.

   Poco después de las cinco de la tarde de ese día, Pierluisi Urrutia juramentó como Gobernador de Puerto Rico, sin que el Senado lo confirmara como Secretario de Estado. El Senado tenía pautado reunirse el lunes, 5 de agosto de 2019, para evaluar el nombramiento y confirmarlo o rechazarlo.

   Inconforme con que Pierluisi Urrutia hubiera juramentado como Gobernador, el Senado, representado por su Presidente, Thomas Rivera Schatz, presentó una demanda de injunction preliminar y  permanente, y para que se dictara sentencia declaratoria. En ella, solicitó que se declararan nulas la juramentación y la posesión del cargo de Gobernador por el Ron. Pierluisi Urrutia, al igual que toda determinación tomada por este en tal función y que, a su vez, se emitiera un injunction preliminar y permanente, para que Pierluisi Urrutia cesara y desistiera de continuar ocupando y ejerciendo las funciones de Gobernador.

   El Senado aseveró que, según el derecho vigente, un Secretario de Estado solo puede ocupar el puesto de Gobernador después de surgir una vacante absoluta, si ocupa su puesto en propiedad, es decir, con el consejo y consentimiento de la Cámara de Representantes y el Senado. Por ello, solicitó que se declarara inconstitucional la Ley Núm. 7—2005.

   La Constitución de Puerto Rico atiende tres situaciones posibles para seleccionar el sustituto de un Gobernador. El primer escenario es ante una vacante transitoria. Art. IV, Sec. 8, Const. PR, 1 LPRA. El segundo escenario contempla una vacante porque el Gobernador electo nunca llegó a ocupar el cargo. Art IV, Sec. 9, Const. PR, 1 LPRA. Ninguna de esas situaciones está planteada en este caso.

   La tercera situación contemplada en la Constitución en cuando la existe una vacante absoluta en el cargo de  Gobernador.

   En el sistema federal, el sucesor del Primer Ejecutivo es un Vicepresidente, elegido de la misma forma que el Presidente. Si el Presidente es destituido, muere o renuncia, el Vicepresidente pasará a ocupar la presidencia.

En cambio, en Puerto Rico, el sucesor del Gobernador es el Secretario de Estado. Art. IV, Sec. 7, Const. PR. Este es un funcionario de confianza del Gobernador, miembro de su Consejo de Secretarios. Como el Secretario de Estado puede advenir a ser Gobernador si ocurriere una vacante en el cargo, la citada Sec. 5 establece que el Secretario tiene que cumplir con los mismos requisitos que se disponen en la Sec. 3 para ser Gobernador, a saber: (1) que a la fecha de la elección tuviera 35 años de edad cumplidos y (2) que por los cinco años anteriores a la elección fuere ciudadano americano así como ciudadano bona fide y residente de Puerto Rico. Además, la Sec. 5, supra, requiere que el Secretario de Estado sea  confirmado, no solo por el Senado, sino también por la Cámara de Representantes.

Comments

comments

Share:
Loading...