Foro Legal

El deporte colegial y los tribunales

EL REGIONAL

redaccion@elregionalpr.com

   El próximo 26 y 27 de abril son las Justas Intercolegiales, en el estadio Francisco Montaner, de Ponce, donde tantos atletas de la región se han destacado de manera estelar. Solo hay que recordar a la patillense Angelita Lind. También se recuerda a estudiantes extranjeros, como Brian Whitehead.

Publicidad

   Y vale la pena recordar varios casos que han pasado por los tribunales, con relación a competidores de las universidades que pertenecen a la LAI.

   En esta edición nos remontaremos a 1988, hace tres décadas. Se trata del caso de la Universidad del Turabo v. la Liga Atlética Interuniversitaria, que fue solucionado dos años después, y permanece con la anotación de 126 D.P.R. 497 (1990).

   De acuerdo con la cronología del caso, el 2 de junio de 1988 el Tribunal Superior, Sala de Caguas, dictó injunction permanente mediante el cual prohibió a la LAI, su presidente Dr. José L. Martínez Picó y a la Comisionada de Deportes, Criselia Ríos de Vázquez (Comisionada de Deportes), impedir que el estudiante de la Universidad del Turabo, Brian Whitehead –de éste ser académicamente elegible– participara en las Justas de la Liga Atlética Interuniversitaria (Justas L.A.I.) de 1989. También condenó a los demandados al pago de mil dólares ($1,000) en honorarios de abogado. No conforme, éstos presentaron recurso de revisión.

   Con anterioridad a esta sentencia –el 13 de abril de 1988– la Comisión de Elegibilidad de la LAI, con votación de uno a favor, uno en contra y uno que no emitió su voto, confirmó la determinación de inelegibilidad del estudiante de la Universidad del Turabo, Brian Whitehead, hecha por la Comisionada de Deportes. Los hechos que culminaron en esta decisión comenzaron cuando en 1986 Whitehead se matriculó como estudiante en la Universidad del Turabo.

   Whitehead inició su vida universitaria en 1980 en Ball State University (Ball State), Muncie, Indiana. Durante el año académico 1980-1981 participó como miembro del equipo de pista y campo de dicha universidad en las Justas Universitarias de la Mid-American Conference. En la temporada de 1981-1982, por ser académicamente inelegible, compitió como independiente. En 1982-1983 pudo competir nuevamente para Ball State.

   Una vez matriculado en la Universidad del Turabo, compitió en las Justas de 1987. Para las Justas de 1988, la Universidad Interamericana (U.I.A.) impugnó la elegibilidad del atleta ante la Comisionada de Deportes. La U.I.A. alegó que Whitehead había participado durante cuatro (4) años en torneos atléticos universitarios en o fuera de Puerto Rico y que, por lo tanto, no era elegible.

   La prueba presentada ante la Comisionada de Deportes y la Comisión de Elegibilidad de la L.A.I. fue conflictiva. Algunos de los documentos suscritos por funcionarios de la Mid-American Conference y la Ball State señalaban que Whitehead había competido por tres (3) años consecutivos representando a la Universidad, mientras otros aclaraban que una de sus participaciones la había efectuado de forma independiente. Ante esa situación se declaró inelegible a Whitehead.

   No conforme con esta determinación, la Universidad del Turabo, en vez de acudir ante la Junta Administrativa y la Junta de Gobierno de la LAI según los procedimientos establecidos en el Reglamento General de esa organziación, presentó una petición de injunction provisional, preliminar y permanente ante el Tribunal Superior, Sala de Caguas. El tribunal de instancia acogió los planteamientos de la parte demandante y el 14 de abril de 1988 dictó entredicho provisional mediante el cual se ordenó la inclusión de Whitehead en la lista de los atletas que participarían en las Justas L.A.I. de ese año. Esta orden la revocamos mediante Sentencia de 15 de abril de 1988. El caso fue devuelto al tribunal de instancia para que continuaran los procedimientos de forma compatible con la sentencia emitida. Las Justas se celebraron durante los días 15 y 16 de abril de 1988, sin la participación de Whitehead.

   Después de varias suspensiones a solicitud de las partes, se señaló vista en su fondo para el 2 de mayo de 1988. En esa ocasión la parte demandante presentó su prueba, mientras que la parte demandada pidió se pospusiera la presentación de la suya arguyendo que las partes tratarían de llegar a una transacción que dispusiera del caso. Se fijó fecha para la vista. En esa ocasión, las partes informaron al tribunal que no habían podido llegar a un acuerdo. La parte demandada se negó a presentar su prueba. Alegó que mientras se encontraban reunidos en cámara, el Juez Superior designado, Luis V. Castro, les informó que ya tenía escrita la parte dispositiva de la sentencia. Más tarde, en Sala, el  Juez leyó para récord la parte de la sentencia que tenía escrita. Ante esta situación, los demandados solicitaron que se notificara la sentencia lo antes posible para así poder recurrir en revisión ante este Tribunal.

    La sentencia declaró con lugar el injunction permanente con efecto prospectivo para las Justas de 1989, ‘de manera que se asegure la participación del estudiante-atleta, Brian Whitehead, si es académicamente elegible’. También se expresó que el Tribunal entendía que el Reglamento de la LAI un documento amplio, eficaz y autónomo. La Junta de Gobierno debía tener el poder final de elegibilidad cuando no se hayan observado las reglas provistas de manera que no se afecten los derechos de estudiantes-atletas ante la inescrupulosidad de personas llamadas a respetar dicho reglamento’.

   Inconforme, la parte demandada presentó recurso de revisión. Alegó que no procedía expedir el injunction porque éste resultaba académico, especulativo y contrario a la doctrina y que no existían circunstancias que ameritaran intervenir con la decisión de una organización privada.

   El Tribunal Supremo De Puerto Rico, resolvió el caso el 14 de junio de 1990, al dictar un injunction permanente que prohibió excluir al estudiante universitario de participar en unas Justas Intercolegiales.

Comments

comments

Share:
Loading...