NoticiasPortada

El Ángel de los Limones dice adiós a su playa

Reinaldo Millán
redacción@elregionalpr.com

Su nombre es Edwin Rodríguez Ramos. Su apodo es el “Ángel de los Limones”. Y no se trata del preciado cítrico que agrega sabor a múltiples bebidas, sino a uno de los lugares más hermosos y menos conocidos de Puerto Rico.
Sin embargo, luego de dos años de dedicación continua y hasta anónima, el “Ángel de los Limones”, ha decidido no continuar con su labor voluntaria de mantener limpia la Playa Los Limones del sector Pozuelo de Guayama.
El hermoso paraje que no es visible a los que transitan por la carretera principal del costero barrio, ya no contará con su custodio, que frustrado por ver como los visitantes que frecuentan esa espectacular playa, no le dediquen el mismo empeño a mantenerla limpia como lo ha hecho él.
“Es un sentido de frustración el que me ha llegado porque veo que no hay empeño en mantener la playa limpia”, explicó Rodríguez Ramos sobre su decisión de no continuar con su labor voluntaria.
“Es algo que decidí hacer voluntariamente porque me hizo sentir bien, darle cuidado a un lugar que es un regalo de la naturaleza, y que lo veo como una aportación, pero no voy a seguir porque no se valora ni se defiende este regalo”, expresó.
Y es que, aunque hay algunas familias que tratan de mantener limpia la playa para su disfrute, hay personas que echan la basura en la parte donde están los arbustos, algo así como barrer debajo de una alfombra, y afectan el ecosistema.
Rodríguez Ramos, natural de Salinas y residente de Patillas, va a seguir visitando la Playa Limones, pero no con la mima frecuencia, por lo que espera que al no estar, la gente coja más conciencia y aporten a su limpieza.
“Esto es algo que decidir hacer por mi cuenta, sin nada a cambio, al contrario, aportando de mi tiempo y recursos, pero llega el momento en que uno se frustra porque no se aprecia la importancia de mantener limpia esta playa”, explicó el hombre, alto, de piel cobriza, y con voz apacible.
Por dos años y unos meses, la arena de Playa Limones, así como las estructuras construidas en sus predios, tuvieron a Rodríguez Ramos como su vigilante y cuidador, como el que cuida un niño o a un anciano. Con amor y dedicación.
De hecho, la caseta situada en un montículo aledaño a la playa, fue pintada por Rodríguez Ramos, así como los letreros que sirven de guía a sus alrededores.
Esta semana, unos desconocidos dañaron uno de los espacios interiores de la caseta al utilizar piedras para cocinar y dejaron las cenizas en la base que utilizaron.
Cuando comenzó a darle tiempo, recursos y cariño a la playa, Rodríguez Ramos lamentaba el hecho de que cuando la conoció por primera vez, la vio llena de basura, mucha basura, logrando recoger hasta 60 bolsas en primer fin de semana. Solo.
Lamenta que el Departamento de Recursos Naturales no tenga suficiente personal para poder custodiar como debe, ese espacio íntimo y paradisiaco que es Limones.
Sin embargo, recalcó que no ha recibido ni reclamado ayuda del gobierno estatal ni del municipal, pero espera que ahora que no va a estar dedicándose a la playa, se le de la limpieza que merece, así como de los usuarios.
La playa ya no tendrá su ángel, pero su decisión, espera, que motive a otros colaborar en su limpieza.

Comments

comments

Publicidad
Share:
Loading...