Portada

El Aguirre Gasport va

El proyecto tendrá un costo de $387 millones, incluido la transformación de las turbinas de ciclo combinado y termoeléctrica. La firma de contratos para la compra de gas natural levarán el costo a sobre $500 millones

  El silencio de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) durante este año y su situación fiscal en quiebra hacían pensar que su proyecto más importante en su futuro más cercano, el Puerto de Gas Natural de Aguirre, habría quedado a la deriva antes de construirse.

  Sin embargo esto no será así y, por el contrario, el modelo pionero de la agencia en este tipo de energía se mantiene a flote y con todo a su favor para convertirse en realidad. Así lo afirmó Justo González, Director de Generación de la AEE en entrevista exclusiva con el Regional.

Publicidad

  “El Aguirre Offshore Gasport es parte del Plan para Puerto Rico” dijo el funcionario en referencia al plan de gobierno del Primer Ejecutivo Ricardo Rosselló, para recalcar la importancia que se le ha brindado. “El proyecto continúa en todas sus fases y está esperando, básicamente, un comentario sobre el Biological Asessment que se llevó a cabo y se sometió a lo que se conoce como el National Marine Fishering Service” dijo al indicar que luego que esta entidad emita un comentario sobre la propuesta, pasaría al Cuerpo de Ingenieros de los Estados Unidos para que se emita un permiso en conjunto (joint permit)  que finalmente pasaría a la Federal Energy Regulatory Comission (FERC,  por sus siglas en inglés) que daría el permiso final para luego pasar al gobierno estatal que tendría a su cargo la última etapa de permisología en la Oficina de Permisos (OPE) y entonces iniciar la construcción.

  “Al momento la fase de diseño ya se está ejecutando” explicó al indicar que se le han hecho modificaciones y que podría sufrir más cambios conforme las agencias emitan comentarios al respecto de lo que se espera que sea un muelle en aguas de la Bahía de Jobos que recibiría embarcaciones con gas natural para ser licuados y enviados por tuberías subacuáticas hasta la Central Termoeléctrica de Aguirre. Allí se convertiría en el combustible de las generatrices energéticas más grandes de Puerto Rico, sustituyendo el tradicional y contaminante combustible petrolífero.

  “Nosotros estimamos que eso (proceso de permisos) puede estar dándose para el primero o segundo trimestre de 2018, para comenzar en algún momento de la construcción” expresó González.

PERO ¿HAY CHAVOS PARA ESTO?

  Preuntado sobre la disponibilidade de fondos para completar todo el proyecto, el funcionario afirmó que cuentan con todo lo necesario para llevarlo a cabo. “Es sumamente importante ese proyecto para la Autoridad de Energía Eléctrica” insistió.

  Se sostuvo que el proyecto no ha sufrido retrasos y que la aparente lentitud se debe a que la obligación de cumplir con todas las regulaciones del gobierno federal conlleva que pase por múltiples agencias que hacen sus cambios y expresiones.

  González indicó que se mantiene el contrato con la empresa Excelerate Energy y su subsidiaria, Aguirre Offshore GasPort (AOGP) a la que se le otorgó en sus inicios, durante el 2014, tres contratos por más de $280 millones.

Ruta de la tubería subacuática de gas

  El proyecto en su totalidad costará $387 millones, sin contar con el costo de los contratos de compra y venta de gas natural. Una vez se incluya la transformación de las generatrices todo el proyecto habría costado sobre $500 millones. Esto es así porque también está el proceso de transformar las dos generatrices, la termoeléctrica y ciclo combinado en equipos que funcionen con este nuevo combustible. “En la termoeléctrica ya tenemos todos los elementos que necesitamos para hacer esa transformación… tan pronto se emita el permiso para el Aguirre Offshore Gasport entonces nosotros tenemos en itinerario sacar las unidades… esto sería así porque es un permiso en conjunto (joint permit) que envuelve el Aguirre Offshore Gasport, envuelve la conversión de nuestras unidades y también el (FSRU) Floating Storage and Regasification Unit, lo que se llama el barco cisterna” explicó además.

  Este proceso de conversión añade entre $75 a $80 millones pero no habrá cambios en la capacidad de producción de energía. “La ventaja del gas natural es que es un mercado mucho más estable que el del petróleo” dijo al sostener que precisamente, con este proyecto se busca lograr tres objetivos:

– Cumplimiento ambiental, lo que se complica con las emisiones de azufre que causa el uso del combustible actual aún cuando es un tipo de combustible más caro para cumplir con exigencias de la Agencia de Protección Ambiental (EPA)

– Estabilización del precio de la energía eléctrica en Puerto Rico. Según mantuvo, parte de las fluctuaciones en el costo que se transmite al consumidor se debe a las variables en los precios del combustible mientras que el gas natural es un producto cuyo precio es más estable.

Más económico en general en su compra.

  En cuanto a las polémicas planteadas por los movimientos ambientales y de las comunidades del sur sobre la ruta y ubiación del puerto de gas, González afirmó que durante todo el proceso se han mantenido las conversaciones con todos los sectores para encontrar la mejor solución. “Durante este proceso… la Autoridad de Energía Eléctrica ha sido bien transparente. Hemos tenido muchas reuniones con grupos en pro del ambiente, con las comunidades, con los grupos de pescadores y todo tipo de agencia que está envuelta en esto. Inclusive la FERC llevó a cabo vistas en Puerto Rico en Guayama, en Salinas. Todo este proyecto y la ruta que se escogió fue basado en todas las recomendaciones de la agencia donde haya mínimo impacto” insistió el Director de  Generación.

  Apuntó que se ha incluido la recomendación de utilizar el llamado “horizontal directional drilling” que implica que la línea de transporte del gas se entierre y no afecte siquiera los bancos de coral marino y que no haya mayor impacto. “Hemos sido bien abiertos a las comunidades y a estos grupos y hemos acogido muchas recomendaciones de ellos” mencionó.

  Afirmó que todo el dinero está presupuestado pese a la condición de quiebra de la agencia y que por el contrario a lo imaginado, esta situación le permite concentrar sus recursos fiscales en los proyectos de revitalización de la agencia. Quedó sobre la mesa conocer si el financiamiento total del proyecto está en manos del gobierno de Puerto Rico o si se logró establecer algún tipo de consorcio con empresas privadas para ello.

  Los contratos que firmó la AEE con AOGP el 17 de marzo de 2014 constan de un “Acuerdo de Infraestructura” por un tope de $227,444,113.85, pero dicho contrato especifica que tanto AOGP como la AEE entienden que el tope real es de $295 millones. También se firmó un acuerdo de “Operación y Mantenimiento” con tope de $499,900.00 y otro de “Exclusividad para el almacenamiento y regasificación del gas natural licuado”  con Excelerate Energy Puerto Rico para el alquiler de la Unidad Flotante de Almacenamiento y Regasificación por un tope de $52,248,458.00, según lo reportó en agosto de 2014 el Centro de Periodismo Investigativo (CPI).

  Para entonces, se anticipaba que el proyecto estaría en construcción para el 2015. En esos momentos se auguraba en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que el proyecto tendría un “impacto ambiental adverso limitado” y otros de “carácter permanente”. Además, el proyecto debía cumplir con varias exigencias de mitigación de impacto antes del 29 de septiembre de 2014. El bufete de abogados que asesora a la AEE en el proceso de los contratos es Allen and Overy, con sede en Londres. Mientras que a Excelerate le asesora Duane Morris LLP, con sede en Washington, según el Centro de Periodismo Investigativo (CPI).

FORTUÑO APARECE EN ESCENA

  Según el CPI, el exgobernador Luis Fortuño habría solicitado ser interventor en el proceso de permisos para la gasificación de la Central Aguirre, como representante de la empresa tejana SeaOne, que planifica importar y distribuir gas natural a clientes privados y a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) a partir de 2019.

NO HABRÁ GASODUCTO

  De otra parte el director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Ricardo Ramos, aclaró que la corporación pública “no tiene en su plan de ejecución ningún proyecto que contemple un gasoducto en éste momento”. Durante una entrevista radial, comentó que “en el futuro se pudiera considerar este tipo de proyecto, luego de un análisis responsable”.

  Ramos sostuvo que la AEE reconoce que “en el pasado se ha invertido dinero público en proyectos que no beneficiaron al Pueblo, por lo que el análisis de este tipo de infraestructura y de cualquier otro tipo se hará de manera sosegada y responsable, tomando en consideración su impacto ambiental y económico”.

Comments

comments

Share:
Loading...