Noticias

COAMO aspira a un compromiso comunitario total

Pone todos sus esfuerzos en las escuelas para que sean la punta de lanza en el modelo de reciclaje municipal

  Contrario a la visión de otros municipios en cuanto a aspirar a aumentar sus recursos dedicados al programa de reciclaje, para el alcalde de Coamo, Juan Carlos García Padilla, el objetivo sería más bien reducirlo. Pero esto no es necesariamente malo, todo lo contrario, ya que según recalcó, aspira a que le educación y esfuerzo de las escuelas y comunidades conviertan el reciclaje en algo tan rutinario como cualquier otra actividad humana y permita que no se tenga que depender tanto de los limitados servicios públicos o municipales.

  Es por ello que la inclusión de la escuela es tan importante para Coamo, y, como ha sido desde que asumió el control del pueblo de las aguas termales, ha puesto su mayor enfoque en cuanto los planteles educativos pueden ser integrados.

  Acompañado de Edwin Olivieri, director de la Oficina de Asuntos Ambientales y Reciclaje de Coamo, el ejecutivo municipal expuso que  “Nosotros tenemos un modelo de reciclaje basado en la educación. Uno de los problemas mayores que tenemos es el crear conciencia sobre la importancia de reusar en nuestro país, para preservar los recursos naturales” expresó García Padilla.

Publicidad

  En seguida apunto que uno de los problemas mayores para que el proyecto de reciclaje sea exitoso es la excacez de industrias que reciclen y lo que obliga a exportar ciertos productos como el vidrio. Mencionó de paso que recientemente cerró una empresa que reciclaba este producto por lo que ahora no hay mucho que se pueda hacer ante la cantidad de vidrio que se descarta. Esto limita los materiales a recoger al cartón, aluminio, plástico  y algunos otros.

  Pero en cuanto a los materiales que se pueden recoger y reciclar, el municipio estableció un acuerdo colaborativo con las clases graduandas del Colegio Nuestra Señora de Valvanera para que “sean los principales protagonistas de este proyecto”. Apuntó que aunque sí se recoge en comercios y residencias de forma limitada, son las escuelas las que sirven de eje para lograr el mayor acopio.

“…Un privatizador… no permite que la gente se una al proyecto. Yo creo que esto es un ejercicio ambiental comunitario” –Juan C. García Padilla, alcalde de Coamo

 

En cuanto al comercio, que genera mucho material, el municipio recoge también pero confía en que el ciudadano cuente con las escuelas ya que estas se ubican dentro de una ruta específica de recogido por parte del municipio.

  Olivieri mencionó que actualmente se recoge a un total de 5,244 viviendas (de un total de unas 14,000 estructuras y viviendas, o un 33 por ciento) y todas las 19 escuelas de Coamo, donde unos 6,176 estudiantes han sido integrados al programa “Mi escuela recicla”. Estos grupos estudiantiles se encargan de crear proyectos y actividades relativas al tema, integran a toda la escuela y reciben un incentivo anual a la clase graduanda si logra ciertos objetivos. “Ese proyecto lleva 10 años. Tratamos de educar y con el ejemplo ellos mismos conciencizarse de los importante que es el reciclaje” expuso García Padilla.

  Según destacó además, al mover a la juventud que va no solo a su escuela sino que recorre sus propias comunidades para poner en marcha sus proyectos de reciclaje se logra no solo la participación comunitaria, sino que se maximiza la operación que el municipio realiza.

  “Estamos bien satisfechos con lo que hemos logrado. Claro, quisiéramos tener más rutas, más camiones pero sabes que las condiciones económicas no dan y sobretodo el reciclaje es algo de conciencia porque económicamente no deja grandes recursos económicos” apuntó el alcalde. Comentaron que como ejemplo, de una sola escuela, un camión compactador puede salir casi totalmente lleno y esto ocurre diariamente.

  García Padilla compartió que ordenó un estudio a la oficina de Obras Públicas municipal para que evalúe el impacto que ya haya tenido el reciclaje en el recogido de los desperdicios regulares y su traslado a un vertedero. Al momento un total de 9 personas laboran en la oficina municipal de reciclaje, siete de ellos se encargan del recogido y segredado, laborando de lunes a viernes de 6:30 am a 3:00 pm. En las rutas se recoge todo el material y se segrega en el centro de acopio principal en el velódromo.

  Olivieri afirmó que durante el 2016 se desvió 1’980,794 libras de material reciclable que no llegó al vertedero. En basura se recoge alrededor de 60 a 70 toneladas mensualmente en todo el municipio o cerca de 800 toneladas anuales. García Padilla consideró que para medir el efecto de la cantidad de material reciclable recogido sería más justo hacerlo por yardas cúbicas que por peso, debido a que la basura regular tiene un mayor peso que los materiales descartados para su reuso.

  “Lo más difícil es el costo y el recurso humano que se necesita para poder impactar todas. Ahora mismo no lo tenemos y no creo que podamos tener todo el recurso humano para hacerlo prospectivamente” dijo al indicar que cuenta con dos camiones gancheros y un compactador. Tampoco aporta el gobierno federal como antes, aunque sí ayuda para la adquisición de vehículos.

  García Padilla recalcó que si la ciudadanía quiere ayudar a mejorar el proceso de reciclaje, debe acudir a su escuela más cercana y llevar sus materiales reciclables allí para que sean recogidos. También lo pueden llevar al velódromo de Coamo donde hay un contenedor para ello. “El  proyecto más importante de una ciudad es la escuela. Si sobre las situaciones importantes la escuela está educada, prospectivamente tienes una mejor ciudad” expresó el alcalde coameño.

  En cuanto a las industrias, estas han mostrado un gran espíritu de colaboración e incluso alguna de ellas busca establecer acuerdos con fincas para disponer de lo que es desecho orgánico que sirva de alimento para animales aunque no se ha anunciado algo al respecto de forma oficial aún.

  Además, es conveniente que los ciudadanos adquieran sus propios zafacones identificados o bolsas ya que el municipio no cuenta con estos recursos pero ayudaría mucho al proyecto. García Padilla no favorece la privatización del servicio en cuanto se mantenga la estrategia de contar con las escuelas y confía que eventualmente crezca con la colaboración ciudadana. “En la medida que sigamos gastando en un privatizador, que aunque haga un buen trabajo, no permite que la gente se una al proyecto. Yo creo que esto es un ejercicio ambiental comunitario” afirmó el ejecutivo municipal.

Comments

comments

Share:
Loading...