NoticiasPortada

Alcalde de Coamo defiende ayuntamientos

Reinaldo Millán

EL REGIONAL

redaccion@elregionalpr.com

Publicidad

   Ante los ataques a los municipios debido a la inminente quiebra de la mayoría, el alcalde de Coamo, Juan Carlos García Padilla, salió en defensa de la importancia de los ayuntamientos.

   García Padilla insistió en que son los municipios los que más cerca están de los ciudadanos, y quienes más disparidad han enfrentado a la hora de asignar fondos y recursos.

   De hecho, manifestó que bajo las emergencias causadas por el paso de los huracanes Irma y María, así como por el terremoto de Guayanilla del 7 de enero, que dañó más de 20 mil estructuras en  ese pueblo, Yauco, Ponce, Guánica y Peñuelas, han sido los alcaldes los que no han dormido urgiendo ayuda para los ciudadanos afectados.

    García Padilla dijo que si los alcaldes recibieran directamente los fon dos de recuperación, ya los ayuntamientos estarían adelantados en las obras de reconstrucción.

   “Ya estaríamos adelantados”, enfatizó, al argumentar que si los fondos que llevaron a la quiebra del gobierno central hubieran estado en manos de los municipios se hubiesen utilizado con mayor efectividad.

   “Creo mucho en los municipios, en descentralizar, y hacer un gobierno central más fiscalizador, que ayude a promover el desarrollo, a buscar alternativas, pero quien ejecute sean los municipios”, explicó García Padilla.

   Esta semana se supo que el municipio de Guaynabo no podrá abrir el Museo de la Música Rafael Ithier, porque carece de fondos para su mantenimiento, a pesar de haber construido un edificio y equiparlo con objetos valiosos, en una operación de $18 millones.

   Lo mismo ha pasado con instalaciones deportivas en otros municipios que se han  convertido en estorbos públicos.

   La organización ABRE Puerto Rico, lanzó hace poco, por quinta ocasión, el índice de salud fiscal de los municipios de Puerto Rico.

   La herramienta, que utiliza trece (13) indicadores con información derivada de los estados financieros auditados, detectó que el 73 por ciento de los municipios tuvieron un exceso de gastos en su fondo general (déficit).

   El 53 por ciento de los municipios disminuyeron sus activos netos durante el 2017,  63 por ciento de los municipios disminuyeron su balance en su fondo general, y  55 de los municipios tienen un balance negativo en su fondo general.

   La herramienta detectó además, que 45 de los municipios destinan más de 15 por ciento de sus ingresos del fondo general al pago de la deuda, mientras 38 de los municipios recibieron en 2017, más del 40 por ciento de sus ingresos del fondo del gobierno central.

   ABRE es una creación del Centro de Investigación y Política Pública, una organización sin fines de lucro que recibe una aportación del Knight Foundation.

   Tanto la Asociación como la Federación de alcaldes, han indicado que los muniicpios no se pueden medir de la misma forma que el gobierno central, porque las formas de recaudo no son similares, al igual que las resposnabilidades que le adjudican los ciudadanos, aunque esta esté en manos de la adinistración central .

     El 2018 fue el año con la mayor tasa de aumento en el fondo general de los municipios (6 por ciento de aumento en promedio) y refleja la deuda per capita (agregada) más baja desde el 2012. Al estudiar los números, encontramos que los municipios lograron mejorar su situación fiscal disminuyendo sus gastos operacionales en promedio en un 15 por ciento, mientras las reducciones en ingresos fueron de solo un 7 por ciento. Esa diferencia permitió a la gran mayoría de los municipios a tener un superávit y abonar con ese sobrante al balance en sus cuentas gubernamentales. El 73 por ciento de los municipios lograron abonar a sus cuentas sin tener que pedir prestado o traer dinero de otros fondos. También en el agregado, lograron reducir la deuda a largo plazo en un 6 por ciento, esto se debe principalmente a que los ayuntamientos han continuado pagando la deuda sin poder emitir nueva.

   A pesar de que hubo gran mejoría en los indicadores fiscales (a corto plazo), esto no evade la situación precaria de los municipios a largo plazo. Aún casi la mitad de los municipios tienen un balance negativo en su fondo general, y casi la mitad todavía depende de ingresos del gobierno central. En municipios como Lares y Las Marías más del 80 por ciento de ingresos operacionales provienen del gobierno central. Un 65 por ciento de los municipios tienen una posición financiera neta (restringida) en negativo.

    En cuanto a las posiciones en el índice, no hubo muchos cambios en los municipios que constantemente están en las primeras posiciones. Fajardo, Cayey, Barranquitas, Isabela repiten nuevamente su nota de A. En cuanto a los peores, también hay reincidentes este año: Ponce, Cabo Rojo y San Juan. No obstante, hay unos municipios nuevos al sótano, Mayaguez y Toa Baja son dos de los nuevos municipios con F que-empeoraron su puntuación. Por otro lado, Rincón y Quebradillas se añaden al grupo de los municipios con A este año.

    Unos 42 municipios (58 por ciento) no cambiaron nota, 12 (17 por ciento) empeoraron y 18 (25 popr ciento) mejoraron su nota. Coamo, Gurabo y Vega Baja fueron los municipios que más empeoraron, mientras que Maricao, Añasco, Peñuelas y Salinas fueron los que más mejoraron.

Comments

comments

Share:
Loading...