Salud

Accidente cerebrovascular

EL REGIONAL

redacción@elregionalpr.com

  De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina, un ataque cerebral es una urgencia médica. Los ataques cerebrales suceden cuando se detiene el flujo sanguíneo al cerebro. En apenas unos minutos, las células cerebrales empiezan a morir. Existen dos tipos de derrames cerebrales. El tipo más común, llamado ataque cerebral isquémico, es causado por un coágulo sanguíneo que bloquea o tapona un vaso sanguíneo en el cerebro. El otro tipo, llamado ataque cerebral hemorrágico, es causado por la ruptura de un vaso sanguíneo que sangra hacia dentro del cerebro. Los «mini-derrames cerebrales» o ataques isquémicos transitorios, ocurren cuando el suministro de sangre al cerebro se interrumpe brevemente.

Publicidad

  Otros nombres son accidente cerebral, ACV, Apoplejía, Ataque cerebral, Derrame cerebral, e infarto cerebral.

  Los síntomas de un derrame cerebral son, entumecimiento o debilidad repentinos en el rostro, brazos o piernas (especialmente de un lado del cuerpo), confusión súbita, dificultad para hablar o entender, problemas repentinos para ver con uno o ambos ojos, dificultad repentina para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación de los movimientos y dolor de cabeza súbito y severo sin causa conocida.

  Si tiene alguno de estos síntomas, debe ir rápidamente a un hospital para empezar un tratamiento. La terapia aguda para el ataque cerebral trata de parar el derrame disolviendo el coágulo o controlando la hemorragia. La rehabilitación posterior al ataque cerebral ayuda a las personas a superar las discapacidades causadas por el derrame. La terapia medicinal con anticoagulantes y antiplaquetarios es el tratamiento más común para el ataque cerebral.

  Un accidente cerebrovascular sucede cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro se detiene. Algunas veces, se denomina «ataque cerebral». Si el flujo sanguíneo se detiene por más de pocos segundos, el cerebro no puede recibir nutrientes y oxígeno. Las células cerebrales pueden morir, lo que causa daño permanente.

  Causas.  Hay dos tipos principales de accidente cerebrovascular: Accidente cerebrovascular isquémico, y Accidente cerebrovascular hemorrágico.

  El accidente cerebrovascular isquémico ocurre cuando un vaso sanguíneo que irriga sangre al cerebro resulta bloqueado por un coágulo de sangre. Esto puede suceder de dos maneras:

  Se puede formar un coágulo en una arteria que ya está muy estrecha. Esto se denomina accidente cerebrovascular trombótico.

  Un coágulo se puede desprender de otro lugar de los vasos sanguíneos del cerebro, o de alguna parte en el cuerpo, y trasladarse hasta el cerebro. Esto se denomina embolia cerebral o accidente cerebrovascular embólico.

  Los accidentes cerebrovasculares isquémicos también pueden ser causados por una sustancia pegajosa llamada placa que puede taponar las arterias.

  Un accidente cerebrovascular hemorrágico ocurre cuando un vaso sanguíneo de una parte del cerebro se debilita y se rompe. Esto provoca que la sangre se escape hacia el cerebro. Algunas personas tienen defectos en los vasos sanguíneos del cerebro que hacen que esto sea más probable. Estos defectos pueden incluir:

  Aneurisma (un área débil en la pared de un vaso sanguíneo que provoca que al vaso se le forme una protuberancia o una burbuja en la parte exterior)

  Malformación arteriovenosa (MAV; una conexión anormal entre las arterias y venas)

  Angiopatía cerebral amiloide (ACA: una afección en la que las proteínas amiloides se acumulan en las paredes de las arterias del cerebro)

  Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos también pueden ocurrir cuando alguien está tomando anticoagulantes, como warfarina (Coumadin). La presión arterial muy alta puede hacer que los vasos sanguíneos se revienten, ocasionando un accidente cerebrovascular hemorrágico.

  Un accidente cerebrovascular isquémico puede presentar sangrado y convertirse en un accidente cerebrovascular hemorrágico.

  La presión arterial alta es el principal factor de riesgo para los accidentes cerebrovasculares. Otros factores de riesgo importantes son:

  Frecuencia cardíaca irregular, llamada fibrilación auricular

Diabetes

Ser hombre

Antecedentes familiares de la enfermedad

Colesterol alto

Aumento de la edad, especialmente después de los 55 años

Origen étnico (las personas de raza negra son más propensas a morir de un accidente cerebrovascular)

Obesidad

Historial de accidentes cerebrovasculares previos o accidentes isquémicos transitorios (que ocurren cuando la sangre fluye a una parte del cerebro se detiene por un período breve)

El riesgo de accidente cerebrovascular es también mayor en:

Personas que tienen una enfermedad cardíaca o mala circulación en las piernas causada por estrechamiento de las arterias

Personas que tienen hábitos de un estilo de vida malsano tales como el tabaquismo, consumo excesivo de alcohol, consumo de drogas, una dieta rica en grasa y falta de ejercicio

Mujeres que toman píldoras anticonceptivas (especialmente las que fuman y son mayores de 35 años)

Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo durante el embarazo

Mujeres que toman terapia de reemplazo hormonal

Síntomas

  Los síntomas de un accidente cerebrovascular dependen de qué parte del cerebro esté dañada. En algunos casos, es posible que una persona no se dé cuenta de que ha tenido un accidente cerebrovascular.

  La mayoría de las veces los síntomas se presentan de manera súbita y sin aviso. Pero, los síntomas pueden ocurrir intermitentemente durante el primero o segundo día. Los síntomas por lo general son más graves cuando el accidente cerebrovascular acaba de suceder, pero pueden empeorar lentamente.

Función del cerebelo

Si el accidente cerebrovascular es causado por sangrado en el cerebro, se puede presentar un dolor de cabeza. El dolor de cabeza:

Comienza repentinamente y puede ser intenso

Puede empeorar al acostarse bocarriba

Lo despierta si está dormido

Empeora cuando se cambia de posición o cuando se agacha, hace esfuerzo o tose

Función del tronco del encéfalo

Otros síntomas dependen de la gravedad del accidente cerebrovascular y de la parte del cerebro afectada. Los síntomas pueden incluir:

Cambio en la lucidez mental (incluso, somnolencia, pérdida del conocimiento y coma)

Cambios en la audición o en el sentido del gusto

Cambios que afectan el tacto y la capacidad de sentir dolor, presión o temperaturas diferentes

Confusión o pérdida de memoria

Dificultad para deglutir

Dificultad para leer o escribir

Mareos o sensación anormal de movimiento (vértigo)

Problemas con la vista, como disminución de la visión, visión doble o ceguera total

Falta de control de esfínteres

Pérdida del equilibrio o coordinación, o problemas para caminar

Debilidad muscular en la cara, el brazo o la pierna (por lo regular solo en un lado)

Entumecimiento u hormigueo en un lado del cuerpo

Cambios emocionales, de personalidad o de estado de ánimo

Problemas para hablar o entender a otros que estén hablando

Pruebas y exámenes

El médico realizará un examen físico para:

Verificar si hay problemas con la visión, el movimiento, la sensibilidad, los reflejos, la comprensión y el habla. El médico y el personal de enfermería repetirán este examen a lo largo de un período de tiempo para ver si el accidente cerebrovascular está empeorando o mejorando.

Auscultar las arterias carótidas en el cuello con un estetoscopio para ver si hay un ruido anormal, llamado soplo, que es causado por flujo sanguíneo anormal.

Revisar si hay presión arterial alta.

Estenosis carotídea; radiografía de la arteria izquierda

Le pueden hacer los siguientes exámenes para ayudar a encontrar el tipo, la localización y la causa del accidente cerebrovascular y descartar otros problemas:

Tomografía computarizada del cerebro para determinar si hay algún sangrado

Resonancia magnética del cerebro para determinar la ubicación del accidente cerebrovascular

Angiografía de la cabeza para buscar un vaso sanguíneo que está bloqueado o sangrando

Dúplex carotídeo (ultrasonido) para ver si se han estrechado las arterias carótidas del cuello

Ecocardiografía para ver si el accidente cerebrovascular pudo haber sido causado por un coágulo sanguíneo proveniente del corazón

Angiografía por resonancia magnética (ARM) o angiografía por tomografía computarizada para ver si hay vasos sanguíneos anormales en el cerebro

Nombres alternativos

  Enfermedad cerebrovascular; ACV; Infarto cerebral; Hemorragia cerebral; Accidente cerebrovascular isquémico; Accidente cerebrovascular de tipo isquémico; Accidente cerebrovascular; Accidente cerebrovascular hemorrágico; La arteria carótida – ACV

Instrucciones para el paciente

Alta tras accidente cerebrovascular

Alta tras angioplastia y colocación de stent – arteria carótida

Alta tras cirugía de la arteria carótida

Alta tras reparación de aneurisma cerebral

Comunicarse con alguien con afasia

Comunicarse con alguien con disartria

Consumo de calorías adicionales cuando usted está enfermo (adultos)

Cuidados diarios para la demencia

Cuidados para los espasmos o la espasticidad muscular

Cuidados personales para el estreñimiento

Demencia – qué preguntarle al médico

Dolor de cabeza – qué preguntarle al médico

Hipertensión arterial – qué preguntarle al médico

La demencia y la conducción

Mantenerse activo cuando se tiene una cardiopatía

Mantenerse a salvo en el hogar en casos de demencia

Mantequilla, margarina y aceites de cocina

Prevención de caídas

Problemas de comportamiento y de sueño en casos de demencia

Problemas para tragar

Comments

comments

Share:
Loading...