NoticiasPortada

A la defensa del confinado

Reinaldo Millán

EL REGIONAL

redaccion@elregionalpr.com

Publicidad

   Hace nueve años falleció la socióloga Trina Rivera de Ríos, la defensora de los derechos de los confinados con mayor presencia en los medios de comunicación del siglo XX a través del Comité de Amigos y Familiares de Confinados que fundó en 1980.

    Desde su fallecimiento en 2011, no ha habido una figura que se destaque en defensa de los confinados, así como una organización que tenga esa presencia, ya que el Observatorio Correccional que creó la Comisión de Derechos Civiles no ha tenido gran visibilidad.

   Sin embargo, potenciada por el auge en las redes sociales y ancladas en la experiencia y el estudio, ha surdido la Defensoría de los Derechos Carcelarios, bajo la dirección de la criminóloga Dallie Cruz Ruiz.

    “La Defensoría de los Derechos Carcelarios surge por parte de un movimiento por las cosas que suceden en Corrección, y lamentablemente los confinados y sus familiares son atropellados por la agencia que se suponme brinde servicios a la persona que transgrede la ley”, explicó Cruz Ruiz.

    La criminóloga Cruz Ruiz es hija de un confinado y esposa de otro, por lo que conoce no solo la teoría que ha adquirido en sus estudios en la Pontificia Universidad Católica, sino en tiempo real.

    La defensoría está compuesta por Carmelo Vega Pacheco, quien lleva 27 años en el sistema y familiares que colaboran con la organización.

Cruz Ruiz señaló que la lucha por los confinados se da dentro de un universo de obstáculos tan fuertes como los que vivió la doctora Rivera de Ríos.

   “Es un vacío, porque la misma lucha solitaria que llevó Doña Trina, que en paz descanse, nosotros la levamos, porque nosotros tratamos de ayudar a los confinados, pero si la situación no nos llega nosotros no podemos hacer nada”, explicó al indicar que los confinados enfrentan represalias por las denuncias que realizan.

    La defensora indicó que los familiares muchas veces no denuncian las circunstancias que ocurren para que los confinados no sean disciplinados o enfrenten querellas.

     “Lamentablemente es un sistema muy político, y utilizan a los mismos confinados para contrarrestar las querellas que se realizan contra el sistema”, expresó, ya que en muchas ocasiones se han detenido protestas para evitar represalias.

Cruz Ruiz señaló que la muerte del oficial de custodia Pedro Joel Rodríguez Mateo, en el complejo correccional de Las Cucharas, desencadenó un clima de discordia y tensión en las cárceles de todo el país.

   La defensora indicó que el exsecretario del DCR Eric Rolón fue muy accesible para su grupo, pero desde la muerte de Rodríguez Mateo la situación cambió.

    “Desde la muerte del oficial viene el estancamiento, porque los oficiales utilizaron como uno dice la muerte del oficial para hacer sus reclamos, y cuando hacen un paro, señalan que la seguridad está por el piso”, indicó al precisar que en Guayama 1,000 y Guayama 296, para poder sacar un confinado a recibir servicios médicos se necesita una escolta.

    Al no haber escolta debido a un paro el confinado tiene que esperar hasta tres días para recibir servicios médicos, y en ese proceso muere, adjudicándolo a una sobredosis sin que se haya realizado una autopsia.

La defensoría seguirá luchando por los confinados y divulgando a  través de las redes sociales, las quejas en las cárceles, hasta que se cumpla cabalmente con la obligación constitucional de proveer las condiciones necesarias para corrección y rehabilitación.

Comments

comments

Share:
Loading...